El corazón tiene el secreto del control emocional

Uno de los aspectos que más afecta a nuestro bienestar es el manejo de las emociones y la gestión de nuestra energía. Cuando estamos nerviosos, asustados, frustrados o enfadados, afecta a nuestros músculos, nuestra capacidad de pensar y reaccionar ante las cosas. Los movimientos son más agarrotados, tenemos dolores musculares y contracturas. A nivel mental nuestra capacidad de pensar y analizar una situación compleja se ve disminuida y a veces somos incapaces de encontrar la mejor solución saliendo del paso como buenamente podemos.

 

Algunas personas son buenas casi de forma innata en el manejo de sus emociones, vemos a personas que apenas se alteran y que consiguen un buen rendimiento en sus trabajos o estudios, pero generalmente, cuando les preguntamos como lo hacen no saben darnos una respuesta concreta. La mayoría no pertenecemos a esa categoría y quien más y quien menos se cabrea, se frustra o se pone nervioso durante una situación cuando algo importante para cada uno en juego.

Gracias a las investigaciones desarrolladas en los últimos años hoy sabemos que el corazón tiene el secreto del control emocional. Quien ha desarrollado esta investigación es el Instituto HeartMath®, fundado en 1.991  y que ha dado como resultado una metodología orientada al desarrollo profesional y personal desarrollado específicamente para mejorar el equilibrio físico, emocional y mental.

Es un sistema científicamente validado desde 1995 que tiene por objetivo mejorar de manera cuantificable y evidente el rendimiento de las personas.

Lo que han descubierto es que diferentes emociones provocan diferentes ritmos cardíacos que tienen como resultado que diferentes tipos de información sean reenviados al cerebro en función de esas diferentes emociones. Dichos mensajes determinan lo que nuestro cerebro dice al cuerpo sobre que hacer ayudando a un desempeño efectivo o bien provocando los efectos físicos que todos conocemos de los nervios o la ansiedad.

La metodología desarrollada por el Instituto y el sistema de aprendizaje desarrollado facilita el que las personas puedan dar lo mejor de sí mismas, dispongan de mayor claridad de pensamiento, dispongan de más energía usándola y gestionándola adecuadamente y disminuyendo los efectos de las emociones negativas que pueden ir surgiendo.

El buen funcionamiento tiene que ver con emplear la energía necesaria en cada momento, disponer de claridad de pensamiento, tomar decisiones acertadas con seguridad y en poco tiempo, saber manejar las situaciones conflictivas, no llegar agotado a casa al final del trabajo, no estar presionado por el tiempo y saber modular el estrés.

El ejercicio QUICK COHERENCE (Coherencia Cardiaca) es un ejercicio básico y muy sencillo que se fundamenta en cambiar el ritmo cardiaco alterado e irregular relacionado con las emociones negativas y de estrés a un ritmo coordinado y equilibrado relacionado con emociones positivas como sensación de logro, sentirse valorado, querido, alegre… y que es el estado interno en el que cada uno funciona bien. Este segundo tipo de ritmo cardiaco produce la calma, claridad y coordinación asociadas con el buen rendimiento.

Junto al ejercicio podemos emplear un software llamado Heart math y que permite a través de unos gráficos tener un feedback exacto e inmediato de cuál es nuestro estado emocional. Es por tanto una herramienta muy útil y educativa para ir aprendiendo a darnos cuenta de una manera exacta de cuáles son las señales que nuestro cuerpo envía y que nos indican que tenemos que hacer algo para volver a un estado interno físico, mental y emocional que nos ayuda a rendir bien, es entonces una forma de aprender inteligencia emocional que en definitiva no es otra cosa que aprender a saber qué dicen nuestras emociones y a usarlas de forma sana en nuestra vida para nuestro bienestar y el de los que nos rodean. Nos permite además ver como las diferentes emociones nos afectan de forma diferente y con la técnica de Quick Coherence tenemos una herramienta al alcance de todos y muy sencilla para producir el cambio que necesitamos para lograr nuestros objetivos.

 

El primer paso entonces es aprender a reconocer nuestras emociones y como nos afectan, si sabemos esto sabremos qué hacer con ellas.

Otro principio en el que se fundamentan el control emocional a través del corazón es que no es posible tener dos emociones una negativa y una positiva al mismo tiempo de manera que si estamos experimentando una emoción negativa como miedo y somos capaces de cambiarla por una de apreciación o valoración hacia nosotros mismos estaremos logrando ponernos en un mejor estado mucho más favorable para rendir bien.

La ventaja de este tipo de ejercicios es que no es exclusiva de un ámbito de vida o actividad si no que nos sirve para poder afrontar cualquier tipo de situación que nos produzca malestar, irritabilidad, tensión, estrés, etc. como una reunión de trabajo, un examen, una discusión…

Como decíamos la técnica de Quick Coherence es sencilla y nos ayuda a conseguir ese cambio. Los pasos son 3:

 

1-   Hacer 3 inspiraciones lentas y profundas tratando de utilizar toda nuestra capacidad pulmonar. Es una respiración muy parecida a la que tenemos cuando estamos a punto de quedarnos dormidos.

 

2-   Centrar la atención en el área del corazón al tiempo que continuamos respirando lenta y profundamente e imaginar como la respiración pasa lentamente por el corazón.

 

3-   Mientras continuamos con el paso 2 concentrarnos en una emoción o actitud positiva. Podemos ayudarnos del recuerdo de un momento donde estábamos sintiendo eso que queremos ahora mismo.

 

De esta manera estamos logrando calmar a nuestro cuerpo oxigenándolo, desviar la atención por un momento a nuestro proceso interno y cambiar nuestro estado emocional a través del cambio que hemos producido en nuestro ritmo cardiaco y que nos permite entrar en un estado de rendimiento óptimo y de pensamiento claro.

 

EJEMPLO

Juan es deportista y cada día antes de salir a competir sus nervios se alteran, empieza a perder la confianza y a dudar de si ha entrenado suficiente o si tendría que haber hecho alguna otra cosa.

Juan juega al golf y cuando llega la hora de la salida en el torneo y se coloca en el hoyo 1 para empezar y comienza a sentirse asustado, se le revuelve el estómago y sus músculos no responden.

Después de haber intentado todo lo que se le ocurría un compañero le habló de una técnica que se le ocurrió tal vez podría ayudarle. No tenía mucha confianza de que pudiera funcionarle y poder cambiar solo con aquello que parecía tan sencillo. Se concentró en su respiración y en su corazón, se visualizó a sí mismo en momentos en que se había sentido con confianza y seguridad. Notó que su cuerpo y su ánimo cambiaban, se preparó y dio uno de sus mejores golpes.
Elastic Tits

Los celos en la escritura

Los celos son una serie de sentimientos que surgen como respuesta ante diversas situaciones, ya sean de índole emocional, mental o conductual. Ese sentimiento se caracteriza por estar estructurado en una actitud relacionada con el egoísmo, el orgullo, la vanidad, la envidia, la avaricia, el odio y el resentimiento hacia otra persona o cosa, a la cual se la considera como rival.

 

Esta manifestación en psicología se la considera como una contestación natural ante el miedo de perder a alguien o a algo que nos produce estima o placer. Evidentemente  forma parte de nuestra evolución como seres, pues a menudo, los celos, nos pueden llegar a  sorprender al provocar  emociones que jamás hubiéramos creído ser capaces de sentir.

La inseguridad que genera en la persona  merma su autoestima, y si esa circunstancia, por cualquier razón,  se extrema puede llegar a convertirse en una seria patología, que afectará no sólo a quien la padece sino a todo el entorno socio-familiar con el que el individuo se relaciona. Sus consecuencias son por todos conocidas, chantajes emocionales, suicidios, violencia de género, secuestros, malos tratos psicológicos, asesinatos… Sanar este sentimiento sin ayuda es difícil, ya que la persona debe enfrentarse a su propia verdad; recuperar la confianza en sí misma y  reconocer el límite de su espacio vital con respecto a los demás.

Y ¿Qué hacemos con esa respuesta natural que en ocasiones surge y  nos autodestruye?

Es obvio que nadie puede modificar internamente si no es capaz de controlar sus reacciones en la vida diaria. Y para poder llegar a ello necesitamos observarnos; entender nuestros sentimientos;  ver con respecto al pasado cuando hemos sentido esa misma sensación; relacionarla; comprender que circunstancias se repiten; manifestarlas; buscar el propio perdón y  el ajeno. En conclusión buscar la forma de  liberarse con o sin ayuda de ese patrón mental mal estructurado.

Pero… ¿Mediante el estudio de la escritura podemos llegar a vislumbrar si ese sentimiento está escondido en nosotros?

Si, podemos averiguarlo, no en vano este sentimiento surge de un exceso de amor  mal dirigido. Algunos de los aspectos gráficos del celoso son los siguientes:

 

Escritura regresiva o inclinada hacia la izquierda.

regresiva

 

Escritura apretada, donde las letras no poseen un espacio normal y a simple vista unos grammas parecen coger el espacio de la letra anterior.

apretada

 

Escritura acerada o trazo terminado en punta.

acerada

 

Escritura con retoques.

retoques

 

Caracol inferior en las letras mayúsculas.

caracol

 

Margen izquierdo decreciente.

decreciente  
Elastic Tits

Un gran aprendizaje: La enfermedad

Empecé a relacionarme conscientemente con la energía a los 17 años, cuando por circunstancias conocí a dos de mis guías. Con ellos aprendí a quererme, me ayudaron a curar mis heridas, pues tenía muchas. Hablábamos mucho, de la vida, de sentimientos, de vivencias, de las experiencias agradables y las dolorosas. Y así fui rehaciendo mi historia desde el amor y la ternura, y esto ocupó mi vida desde los diecisiete hasta los veintidós años.

 

Hasta los 28 años me preocupaba mucho mi futuro profesional, mi formación, leer libros de aquello que tenía inquietud, desarrollar mis afectos y sobre todo mi salud, pues me daba problemas. Mi cuerpo fallaba de forma generalizada, con dolor por todas partes, hasta el punto de no permitirme realizar las actividades cotidianas, trabajar,dormir….Hasta entonces había escuchado mi alma, pero no había escuchado mi cuerpo.¿Cómo es posible esto?  Había experimentado la energía en la intimidad de mi ser, pero no lo había puesto en práctica en la relación física con mi cuerpo aquí y con el mundo. Así que tuve que aprender de nuevo a escuchar y a sentir aquí la energía desde mi cuerpo y en mi cuerpo.

Llega un momento en nuestra VIDA que tenemos que aprender realmente a ser compañeros de nuestro cuerpo.

Nuestra relación con el cuerpo y con nosotros mismos suele pasar por distintas fases:

  1. El cuerpo es un envase que me sirve y lo utilizo, al principio, si se queja, lo ignoro. Soy capaz de ofrecer cuidado para todos los demás. Aunque para mí dejo las exigencias solamente.
  2. El conflicto es explícito. Cuando el cuerpo se queja mucho, me cabreo con él y lo obligo, no lo escucho ni le pregunto qué siente, qué le va bien o mal, qué quiere. De alguna forma tengo asumido que sus necesidades y deseos son contrarios a mí.
  3. El conflicto es una oportunidad de conocernos y entendernos. Podemos aprender a sentirnos o seguir pasando la vida de cabeza. ¿Cómo éramos antes de darnos cuenta de que estábamos enfermos?

¿Vivíamos tranquilamente, disfrutábamos de las cosas, teníamos tiempo para nosotras y nosotros, nos tratábamos con respeto y cuidado, atendíamos nuestras necesidades de afecto, alimentación, descanso, placer…?

  1. Siento desconfianza y frustración, yo no puedo con mi cuerpo.
  2. Empiezo a darme una oportunidad para cuidar mi cuerpo, pero le mando hacer aquello que creo que es adecuado desde mis exigencias o desde las de otras personas que no conocen mis circunstancias. Mi mente y mis sentimientos aún no los considero. Nuevamente no funciona.
  3. El cuerpo no funciona obligado, no le cuela “es por tu bien”. Empiezo a escuchar mi cuerpo, mis sentimientos, la lista de obligaciones mentales que tengo (esta lista me importa menos, porque me voy dando cuenta que ni estando 24 horas despierta, sana, estupenda se acabaría. Nos valoramos como personas en función de que seamos capaces de realizar todas las tareas de la lista)
  4. Voy descubriendo que dentro de mí tengo un lenguaje propio que no conocía, que lo que el cuerpo me pide no va en mi contra. Que escuchándolo, respetándolo, dejándole los descansos que necesita (ya no me importa si los merezco o no), aceptando, adaptando, puedo vivir bien. El dolor baja, la vida no es solo obligaciones, hay cosas para mí que me gustan, esas cosas no dependen de otras personas, sólo de mí. COMIENZO A SER COMPAÑERA DE MI CUERPO.

Ser compañero del cuerpo, aprender a convivir con él, es un aprendizaje. Tampoco es tan complicado como parece, porque realmente es algo que nuestra naturaleza está deseando hacer. Lo mismo que cuando éramos niños muy pequeños que estábamos en consonancia con nuestras necesidades (comer cuando necesitamos comer, jugar cuando necesitamos jugar, abrazar cuando necesitamos abrazar, expresar rabia cuando necesitamos expresar rabia…)

Pensamos que eso está muy bien para los niños, pero cuando somos adultos la vida es muy complicada: tenemos que ganar dinero, ser un profesional prestigioso de algo, tener una casa y un coche determinados, cuidar una familia, sacar la vida adelante… Tenemos tantas responsabilidades que cómo va a ser nuestra vida sencilla.

Al ver que la enfermedad se manifiesta y nos impide hacer todo lo que cualquier persona sana puede hacer, una de las primeras cosas que pasa por nuestra cabeza es pensar que no podremos trabajar, que estaremos mal remunerados y podemos sentir pánico. Eso se debe a que poco a poco vamos creando una espiral de todo lo malo que puede pasar a consecuencia de la enfermedad, anticipándonos y tomando medidas fundamentadas en el miedo a…

La enfermedad es la forma que tiene el cuerpo de decirte “¡para!, que estoy hablando contigo, eso que estás haciendo no nos va bien ni a ti ni a mí” Empezar a escuchar la enfermedad y a aprender de ella nos permite descubrir una forma diferente de hacer las cosas. Empiezas a fijarte no tanto en las cuestiones económicas y sí en esas necesidades sencillas o básicas, como en la niñez, y que son compatibles con la vida adulta. Entonces esta nueva vida se va volviendo sencilla, convives con tu cuerpo porque ES TU COMPAÑERO, y a un compañero se le escucha, se le respeta, se trabaja codo a codo con él. También es verdad que el compañerismo se aprende.

Con esta convivencia, te haces uno con él, que por otra parte es algo natural, y un reencuentro feliz y agradable.

 

¿CÓMO SE ES COMPAÑERO?

 

1º Escuchando

 Pero claro, escuchar nos duele. Porque no es cierto que no nos demos cuenta de qué cosas nos hacen daño. De muchas de ellas sí nos damos cuenta, pero a veces sencillamente no sabemos cómo cambiarlas, o no confiamos en la eficacia de ese cambio, ya que solemos pensar que será largo, tedioso y doloroso. No suele ocurrir de esta forma, ya que en poco tiempo aquellas acciones que llevemos a cabo van dando frutos y resultados que repercuten en una mejor calidad de vida, y poco a poco estas acciones van moviendo problemas, conductas más grandes o difíciles de cambiar. Escucharnos también nos duele porque nos han enseñado a asociar esa escucha con todas nuestras miserias, como si no hubiese suficientes cosas buenas y hermosas dentro de cada uno, y sólo tuviésemos defectos. Herida así nuestra capacidad de escucha, esta se ha desarrollado sólo para lo negativo, y en la previsión del miedo a aquello que nos puede hacer daño. Esto nos mantiene en un estado constante de alerta por temor.

 

¿Escuchando a quien?- AL CUERPO.

Escuchar al cuerpo. ¡Qué fácil, verdad!, y qué difícil al mismo tiempo.

Imagina que tu cuerpo, por un momento, se transforma en el cuerpo de una niña de 3 o 4 años, está sana, feliz y preciosa. ¿Cómo cuidarías de ella? ¿Qué le darías de comer? ¿Cuántas horas necesitaría dormir? ¿Qué obligaciones le pedirías? ¿Qué lenguaje emplearías con ella (la exigencia y la imposición, o la comunicación y la ternura)? ¿Jugarías tú con ella? ¿Cuántos abrazos y besos le darías? Quizás podríais pensar: “pero esa niña tiene un cuerpo sano, y el mío está enfermo”. Bien, trata a tu cuerpo enfermo con el respeto, la consideración, el amor y el cuidado con el que tratarías al cuerpo de esa niña. Si valoras lo que te gusta de tu cuerpo y lo fomentas, es como una planta a la que riegas, abonas y le permites crecer.

 

3º ¿Cómo lo escucho?

No necesitas una postura, ni un lugar ni un momento especial. Pero ten en cuenta que tu oído del cuerpo está atrofiado por la falta de uso y por toda la palabrería propia y ajena que le has inculcado a cada expresión de sus necesidades sin pararte realmente a escucharlas con comprensión, compañerismo y respeto. Es como un niño que un día hace una pregunta, y al que nadie le contesta, o le dicen que eso es una tontería. ¿Crees que a este niño le quedan ganas de preguntar algo? Te puede parecer que lo más importante para el niño es que le contestes, pero lo que realmente quiere es saber que tú aceptas que te haga preguntas, que estás dispuesto a escuchar lo que tiene que decir sin juzgarlo.

El aprendizaje de esta relación con el cuerpo lleva implícita la relación con el corazón, con la mente, también con la energía, comprendiendo como funciona en el cuerpo, en la naturaleza, en lo que nos rodea.
Elastic Tits

No necesitas razones para reir

El yoga de la risa es una disciplina reciente comparada con otros yogas milenarios. Surgió en el año 1995 de la mano de un médico el Dr. Madan Kataría en la ancestral India. Hoy es una actividad que practican miles de personas en más de 60 países de todo el mundo. Su éxito se debe a su sencillez y a su efectividad ya que es capaz de crear abundante risa sin un agente externo que la produzca. La llamada risa sin razón, nace de la respiración alegre, una forma de ejercicio físico que nos conecta con nuestra alegría innata al tiempo que relajamos las tensiones, oxigenamos el cuerpo y el cerebro y fortalecemos el sistema inmunológico.

 

El yoga de la risa nos muestra que ser alegre y feliz es un entrenamiento que se puede aprender.

Nuestro cuerpo y mente pueden ser entrenados para reír a voluntad. Es como aprender a andar en bicicleta, una vez que lo aprendes, no se olvida.

Cuerpo y mente están intercambiándose información “electroquímica” continuamente. Si la disposición corporal y verbal es alegre, el cerebro piensa alegremente y envía una respuesta al cuerpo para sentirse alegre. Si repetimos una serie particular de experiencias por un período de tiempo crearemos una respuesta reflejo que no involucra a la parte pensante y racional del cerebro. Esto se llama condicionamiento (Pavlov).

La práctica del Yoga de la Risa desarrolla condicionamientos positivos de alegría utilizando la experiencia corporal de la risa. Mediante estos ejercicios desarrollamos nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro para entre otros, poder producir neuropéptidos y hormonas de la felicidad. En lenguaje de la PNL (Programación Neuro Lingüística), se le llama “Ancla” a este tipo de acciones corporales. Al realizar una “acción ancla alegre” con nuestro cuerpo, nuestra mente experimenta la emoción de la alegría sin necesitar de una razón para estar contentos.

“No reímos porque somos felices, sino que somos felices porque reímos” William James

 

El dar rienda suelta a nuestra risa, el dejarnos acunar por ella nos acaba dando una visión positiva, una interpretación optimista de los sucesos que redunda en un aumento de la creatividad, la confianza en uno mismo, la esperanza y nos protege contra los efectos nocivos de los infortunios. Reír es como cambiar los pañales del bebé, dice el refranero popular, no resuelve permanentemente el problema, pero hace las cosas más agradables por un momento.

La risa es como la vela del barco de nuestro cuerpo que nos permite navegar por los mares de la vida utilizando siempre los retos cambiantes que el viento nos propone para llevarnos fluyendo al puerto de la dicha que es el propio viaje.

En el Yoga de la Risa nos concedemos el regalo de la risa para nosotros mismos, nos hacemos cargo de nuestra felicidad.

Mediante la risa recuperamos la motivación interna, la ilusión, la esperanza. La risa tiene el poder de desdramatizar las situaciones, nos hace tomar distancia, nos devuelve la alegría. Sentimos que aumenta la afectividad, que crece nuestra ternura, nos da cercanía al romper las barreras tanto internas como externas que nos impedían expresarnos como somos. Reír es un abrazo a nosotros mismos, una forma de mimarnos, de tratarnos con dulzura, de querernos
 
                     “La risa es la vibración alegre del universo que se refleja en un ser humano”.José A. Celada

Ejercicios del Yoga de la Risa

En gran medida, la práctica del Yoga de la Risa se realiza en grupo ya que la risa es contagiosa y es habitual que nos motivemos al contagio con otras risas. Sin embargo, el Yoga de la Risa también dispone de ejercicios para practicar “con uno mismo” reafirmando nuestro libre albedrío para ser feliz.

Reír solo es fácil, si lo intentas, si lo tomas como un juego, con cariño, si persistes con buena voluntad. No realices los ejercicios con tensión, no se trata de forzar. Déjate llevar suavemente.

Vayamos a la parte práctica comenzando por algunos ejercicios de calentamiento:

Toma una postura sentado sobre los talones o bien piernas cruzadas (o en una silla).

  • Jum Pranayama. Cierra los ojos, toma una larga y profunda inhalación y mientras exhalas pronuncias con la boca cerrada sin tensión jummmmmmmmmmmm. Manteniendo la exhalación tanto tiempo como te sea posible hasta sacar todo el aire de tus pulmones. Hazlo al menos 10 veces.
  • Predisponer el diafragma a reír. Pon las manos abiertas frente al pecho, impulsa tus manos hacia adelante dos veces (vocalizando desde el abdomen) jo, jo y hacia abajo ja, ja.(sin forzar la garganta, la “j” se pronuncia con suavidad como una “h” aspirada) Según vayas haciendo el ejercicio mantente moviendo los brazos de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Hacerlo a varias velocidades. Que tu respiración sea un juego. Hacer un descanso tomando unas largas respiraciones inspirando por la nariz y exhalando por la boca, cerrando los ojos y concentrados en la respiración. Empezar de nuevo.
  • Ensaya tu risa. Primero te tienes que sentir confortable con la risa como ejercicio. La risa ensayada también es buena, te da los mismos beneficios. Recuerda que el cerebro no diferencia de una risa espontánea a la risa como ejercicio si tu disposición es abierta al juego. Dite a ti mismo/a que es un ejercicio, un juego. Entonces intenta diferentes formas de risa ja,ja,ja….ji,ji,ji…jo,jo,jo…ja,ja,ja,jo,jo,jao…. ji..ji,jojo.jia,,ja…hasta encontrar la que te haga sentir más cómodo/a con tu estilo y personalidad.

 

Juegos para la risa

  • “Un metro de risa”.Tiene tres partes. Estirar los brazos en cruz, ahora simulas sujetar un metro en un extremo y lo estiras con la otra mano hasta el codo diciendo eeeeeeeh, despues hasta el hombro diciendo de nuevo eeeeeehhhh. Para finalizar abriendo completamente los brazos y rei´r ja,ja,ja,ja, Cambiar de mano. Lo puedes hacer de pie o sentado.
  • “Risa del león”. Abrir bien la boca, sacar la lengua lo máximo posible, poner las manos abiertas como garras de león al lado de la cara y reír desde el ombligo. Al principio conviene reír muy suavemente y entonces cuando te encuentres cómodo/a puedes incrementar tu risa.

Estos son algunos ejercicios del Yoga de la Risa para comenzar a entrenarte en reír. Según vas practicando en algún momento notarás que esa risa como ejercicio activa tu propia risa franca Llegará un punto en que estarás fluyendo y te reirás con tu propia risa.

Reír es un mecanismo que contribuye a nuestro bienestar y es un ingrediente de una mente saludable. Ríe y regálate felicidad.
Elastic Tits

Vivir el presente

Ser conscientes de nuestras emociones, nos permite estar vivos y en el presente. Traer a la superficie los sentimientos, utilizando la radiónica nos permite volver a tener estas emociones en el presente y reconocerlas para poder trabajarlas y liberarlas.

 

Nuestros cuerpos están formados por energías que van desde lo más denso a lo muy sutil. Nuestros órganos tienen una frecuencia que nos permite reconocer cada parte, como lo que es, o lo que vemos. La frecuencia vibratoria de nuestras emociones pasa a través de nuestras células y activa el ADN.

Todos nuestros órganos se adaptan a las frecuencias de ondas que le aportamos con nuestros pensamientos. En función de ellos y las creencias de cada uno, se crean diferentes estados de felicidad o infelicidad

Por ejemplo, si tenemos “miedo” le transmitimos al cuerpo el sentimiento de que tenemos que replegarnos para no ser dañados. Nos asomamos detrás de una pantalla para defendernos. Y el miedo que es algo intangible, también tiene su frecuencia de medición, y aunque no tenga cuerpo físico, todos hemos podido experimentar en algún momento lo que se siente.

La longitud de onda del “amor” es rápida y alta, mientras que la longitud de onda del miedo es larga y lenta, por eso si persistimos en concentrar nuestra atención en frecuencias negativas, estamos arraigando en nuestras células lo denso, lo pesado, lo que nos cuesta cargar.

MIEDO   = vibra con una frecuencia larga y lenta

AMOR    = vibra con una frecuencia rápida y larga

Esto influye en todos nuestros órganos, en nuestra piel, en nuestras células hasta en las partículas más ínfimas (que componen “el todo”), como el ADN que es el portador de la información que traemos y en la que grabamos como si fuera un CD.

Si perpetuamos los sentimientos destructivos estamos imprimiendo esta información. Si vivimos en el presente con emociones positivas, creativas y de felicidad, igualmente lo inscribimos en todas las partículas de nuestro ser y el ADN comienza a funcionar de una manera “maravillosamente” nueva.

De a poco el sentimiento de AMOR va desbloqueando las áreas conflictivas, no siempre estaremos en este estado, pero si reconocemos nuestros conflictos podemos nuevamente colocar nuestra “atención” y así educarnos en el “reconocimiento” de emociones de “retroceso”.

 

El Poder De Nuestros Pensamientos

Cada pensamiento crea un Universo instantáneamente. Los pensamientos que tenemos cada día son los que crean el universo que vivimos. Es nuestra elección lo que decidimos pensar y de eso dependerá nuestra experiencia de la aventura que llamamos vida.

Te contaré una historia que explica el poder de nuestros pensamientos: Carolyn Myss, cuenta esta historia en su trabajo “Anatomía de la Energía”. Es el caso de una mujer que tuvo un accidente de auto y tuvo una experiencia cercana a la muerte. Durante esta experiencia ella se vio como flotando encima de su coche. Mientras ella flotaba en el aire podía escuchar lo que la gente decía en los automóviles detrás de ella.

Ella los escuchaba diciendo: ¡Caray, qué contratiempo!, y otros comentarios similares. Muchos de ellos se enfurecieron y la maldecían porque el accidente los estaba retardando. Todo lo que ella escuchaba la debilitaba más y más. Entonces se dio cuenta de que el quinto automóvil detrás de ella se llenaba de luz, y la luz se esparcía fuera del auto hacía el cielo y de allí se volvía hacia ella. Ella pensó: ¿Que es eso? Tan pronto como preguntó, oyó a una mujer dentro del auto, una persona que no conocía, rezando por ella. Esas oraciones fueron oídas instantáneamente y le llegaron a ella. Lo que escuchó fue esta desconocida diciendo: “No se quien es esta persona pero si mis oraciones la pueden ayudar en este momento, le mando toda mi energía, llena de Gracia, para que la ayude.” La mujer de la experiencia notó la placa del automóvil y se fijó en el número. Después de esto su alma regresó a su cuerpo, pues no era el momento apropiado para dejar el mundo. Estuvo en estado crítico por un tiempo y le tomó unos cuantos meses para recobrarse del accidente.

Pero todavía recordaba el número de la matrícula del automóvil. Cuando estuvo curada totalmente, averiguó donde vivía la otra persona y se presentó en su casa con un ramo de flores con una nota que decía: “Gracias por tus oraciones”. Esta mujer trajo un pedacito de cielo a la tierra con sus pensamientos de amor.

Debe ser por esto que decimos ” Dios es Amor.” Creas en Dios o no, no puedo encontrar mejor definición. Esta historia es una perfecta ilustración de cómo lo que pensamos afecta nuestro Universo.

Con terapia de radiónica se traen las emociones del inconsciente al consciente y éstas se tratan con envíos de emisiones de “luz fotónica” hacia la persona. Esto influye en la parte física y en los diferentes cuerpos del aura. Se trabajan los chakras resonando con su potencial presente. Al variar nuestras emociones también se reacomodan nuestros chakras y éstos a su vez equilibran el sistema endocrino.

Tanto con terapia de radiónica como con terapias de PNL y otras más, se trabajan las emociones, las que cambian la química interna de las enzimas, y las hormonas.

Cada chakra también procesa la energía cósmica, porque somos seres unidos al Cosmos y todo lo que nos sucede afecta a lo que nos rodea en este plano y en otros.

 

Y como siempre me digo a mí misma:

“Hoy me recuerdo como un ser de Luz perfecto, todo lo que sea diferente en pensamiento, emoción o estado físico, no es verdad, es una creación, por lo tanto, también puedo crear lo mismo pero en estado perfecto, de AMOR y EQUILIBRIO”.Les deseo mucha Felicidad en este presente, que es el HOY”.
Elastic Tits

Para sanar nuestras heridas

“Un niño de corta edad le dijo a otro, más pequeño aun; ¿Y tú todavía recuerdas de dónde has venido?”
En el proceso de ser “nosotros mismos”, hemos de elegir el camino de volver a ser una unidad consciente. Como afirma la sanadora Bárbara Brennan “Olvidar quien eres; eso es la muerte… Desbloquear las experiencias olvidadas es, volver a la vida”.

 

La Psicosíntesis es un modelo de autoconocimiento que tiene por objeto el logro de la integridad del ser. Para ello, sin renunciar al análisis, pone el énfasis en sintetizar, que quiere decir; volver a unir todas las “partes”, los fragmentos de nosotros mismos que hemos ido dejando a través de las edades.  De este modo, podemos alcanzar una nueva conciencia, que permita el renacer de un yo más armonioso y libre.

Consiste en un regreso al pasado con fines curativos, para poder llegar a un presente en libertad. Pero, atención, no es para cualquiera. Como decía el jesuita Antony de Mello, “sólo unos pocos que vienen en busca de ayuda, quieren cambiar de verdad, la mayor parte de las personas sólo buscan alivio.”

Este proceso de autoconocimiento, persigue en primer lugar, sanear la personalidad o ego, antes de cualquier otra meta por muy transcendente que sea. Sólo en la medida, en que nos vayamos liberando de bloqueos energéticos y emocionales, así como de distorsiones a cerca de nosotros mismos y de la realidad, podremos aspirar a la autorrealización y con ella, una vida más integra, más libre y más feliz.

En nuestro transitar por el mundo, hemos sufrido diferentes tipos de dolor, es por ello, que toda persona ha de ser reparada y fortalecida, para que aquello que somos realmente, tenga la oportunidad de ser. Cualquier terapia o camino de crecimiento ha de comenzar en la persona, de lo contrario jamás viviremos de verdad.

Los enemigos no son pocos; las creencias, los hábitos, las actitudes, la soledad, la agitación, la tristeza, las dependencias, la enfermedad… pueden ir debilitándonos, pero dentro de nosotros esta la llave para una vida más plena y consciente.

 

¿CÓMO PUEDO SER DUEÑO DE MI VIDA?

Si bien es cierto que la palabra hipnosis es depositaria de conceptos e ideas de lo más variado y a menudo errático. No es menos cierto que, su poder terapéutico y transformador tiene una especial importancia en nuestro modo de entender la psicoterapia. Esta técnica terapéutica es la hipnosis regresiva, y resulta una potente herramienta al aglutinar en sí misma, las siguientes ventajas:

  • Proporcionar un estado de relajación y descanso, de por si útil y beneficioso.
  • Incentivar el uso de la imaginación creadora como recurso de transformación.
  • Conciencia amplificada a través de la disociación, la focalización y la bilocación.
  • Emergencia de imágenes y recuerdos reprimidos de gran intensidad emocional.
  • Puerta de inestimable valor como acceso al inconsciente y memorias olvidadas.
  • Toma de conciencia de la naturaleza traumática del conflicto actual.
  • Proporciona un mayor autoconocimiento biográfico.
  • Sanación del Niño Interior, desde la expresión y la comprensión.
  • Facultad de “viajar” a la infancia, revivir para re-decidir la vida.
  • Vía para la liberación de conflictos profundos no resueltos por otras terapias.
  • Notable aceleración del proceso terapéutico.
  • Posibilita el encuentro íntimo y sanador con el Yo real.

Dentro de nuestro modelo de Psicosintesis, manejamos dos herramientas sumamente beneficiosas para generar cambios e ir liberándose internamente de los hábitos y programaciones indeseables:

  •  HIPNOSIS CLÍNICA REGRESIVA: Muchos de nuestros conflictos actuales son reproducciones de viejos conflictos anteriormente vividos. Es la infancia, la vida intrauterina y el nacimiento, momentos de especial transcendencia porque colorean y matizan el desarrollo de la experiencia vital de las personas en general.
  • TERAPIA DE VIDAS PASADAS: No es necesario creer en la reencarnación, se trata de ahondar en el inconsciente personal en busca de esa configuración de imágenes que destapen y expliquen aquellos acontecimientos “traumáticos”, que han configurado la sombra personal y son propios o característicos de la persona incluso antes, de ser constituida como tal.

 

PARA MUESTRA UN BOTÓN: Sesión de trabajo “El hijo no deseado”

 

Pedro es un paciente de 45 años acude a terapia de hipnosis porque no se siente bien. Se encuentra solo y deprimido, se refugia demasiado dentro de sí mismo y le cuesta relacionarse. Es muy sensible y a menudo su bálsamo son las lecturas espirituales de autores de la “nueva era”.

A pesar de que a veces, se apunta a alguna actividad y procura conocer gente. Este hombre no acaba de conseguir una relación sentimental de relativa estabilidad. Generalmente se deja llevar por los demás y especialmente por las mujeres. En estos momentos, está intentando iniciar una nueva relación, y siente un gran bloqueo como si algo se lo impidiese. Esta desconcertado. Su autoestima es baja. Y es la primera vez que asiste a una terapia regresiva.

Después de los primeros encuentros terapéuticos, consigue superar la ansiedad inicial. Poco a poco, va abriéndose a la experiencia relajante y regresiva, confiando en su proceso. Una sesión en particular, dejó un fuerte impacto en él, y como consecuencia de ella, experimentó cambios importantes dando lugar a otras fructíferas sesiones. Decidió comenzar a valorarse más, al comprender muchas actitudes personales, que habían sido muy frustrantes para él.

 

En su caso podemos ver la gran influencia que puede dejar en el psiquismo, el hecho de haber sido un hijo no deseado, como una impronta de tendencias autodestructivas. Él pudo corroborar ciertos contenidos de la sesión gracias al diálogo con sus parientes vivos, y verificar que su madre había estado profundamente deprimida cuando se quedó embarazada.

 

T: Visualiza un camino…

P: (comienza a incomodarse en el diván y hacer muecas) “El camino es siempre el mismo, no puedo avanzar”, siento mucha angustia.

 

T: (Le hago regresar al pasado) Ve a un momento de tu vida donde hayas experimentado lo mismo.

P: Soy un niño… tengo unos tres años… estoy en mi casa y estoy pintando las paredes… estoy muy triste… angustiado.

 

T: ¿Por qué estas triste? ¿Qué es lo que estás pintando?

P: (llorando) Mi mamá no me quiere! Mi mamá no me quiere! Estoy pintando en las paredes: Mi mamá no me quiere! (Esto sucedió en la realidad)

 

T: ¿Por qué no te quiere tu mama?

P: No lo sé, en realidad creo que nunca me quiso.

 

T: Vuelve al momento donde ocurrió eso tan importante.

P: (Se retuerce en la camilla) Otro hijo no! Otro hijo no… (llorando)

 

T: ¿Qué está pasando?

P: Estoy en el vientre de mi madre. Mis padres están diciendo que no quieren tener otro hijo, que no tienen dinero para mantenerlo! Pero yo estoy aquí!!!Yo existo! (entra en una gran angustia, se involucra totalmente en ella).

 

T: Ahora puedes hablarle… intenta comunicarte con tu madre. Coméntale que estás aquí, dile lo que sientas, exprésate.

P: Mamá… quiéreme, no te voy a defraudar…Te ayudaré mucho cuando crezca.

 

T: Eso es, háblale. No te dejes nada dentro.

P: Mama! Mamá! Mi madre me escucha… me siente… creo que se va animando. Pero no mucho… piensa que soy una niña… Pero, no soy una niña! Mamá por favor, ayúdame, ayúdame yo os he elegido a los dos, por favor, no me dejes ahora, no me abandones. Yo te quiero.

 

T: Muy bien. Estas hablándole, ¿Cómo se lo toma?

P: Si, (sonríe) mejor, esta acariciando el vientre, me dice que me va ayudar. Estoy más tranquilo (sonríe) Todo está bien… puedo sentir su cariño.

(Sigue la sesión, reestructurando su estado de ánimo, y liberándose de una importante carga emocional, que ha limitado el desarrollo de su identidad)
Elastic Tits

Namaste: El agradecimiento en la vida.

El agradecimiento es una de las palabras o técnicas mágicas en nuestra vida , que desde pequeños se nos enseña a utilizar, para agradecer a aquellas personas que han realizado algo por nosotros, sin embargo, no utilizamos dicha técnica en un compendio general, sólo desde un punto un tanto egoísta, cuando nosotros nos sentimos satisfechos.

 

En el transcurso de cada día de nuestras vidas se nos presentan infinidad de ocasiones para ser agradecidos, para equilibrar nuestro dar y recibir, una manera gentil de apreciar a nuestros acompañantes y todo aquello que nos rodea, que nos sucede y que nos aporta en nuestras vidas.

En India el “Namaste” se usa como un saludo de encuentro o despedida, generalmente tomado como una expresión de buenos deseos. Va acompañado de un gesto llevando las palmas abiertas juntas: normalmente ante el pecho, debajo de la barbilla, debajo de la nariz, o sobre la cabeza. Y uno de sus tantos significados es: “Yo honro al Buda que hay en ti y que también está en mí, somos uno.”

Cada vez que nos sentimos agradecidos se genera una energía en nuestro interior que nos permite el disfrutar de todo lo que se nos viene, inclusive de aquello que no nos gusta, haciendo que se diluya como la mantequilla en el calor. El agradecer es decir si, es aceptar lo que hay, es vivir el presente, es tomar el instante tal y como es.

La actitud de agradecimiento en la vida, es un acto consciente de reconocimiento de nuestra vida, de nuestro destino, de nuestro Karma. Es una actitud que nos permitirá contemplar nuestras circunstancias y dolencias como parte de nuestro camino. El no agradecer, es como el no reconocer, no admitir, el inconformismo sin búsqueda del crecimiento. Solo tenemos que agradecer aquello que tenemos, la vida, la oportunidad de respirar día a día, la familia de la que venimos y la que creamos.

Agradeciendo uno siempre gana, en la ingratitud uno siempre pierde, física y moralmente. Los tiempos que ahora vivimos no son ni mejor ni peor que otros son los que ahora suceden y lo más importante de ellos es que podemos vivirlos, puesto que no habría alegría sin tristeza.

Tenemos la oportunidad de mejorar nuestra vida con una actitud “namaste”, agradeciendo ser quien somos y el papel que nos toca desempeñar en nuestras vidas. La actitud de agradecimiento día tras día por seguir viviendo la materia, por seguir disfrutando de la misma y de todo lo que nos brinda la naturaleza.

Nuestro destino sabe que es lo mejor para nuestras almas, la mente es la que nos engaña con el sufrimiento, con el rencor, con el odio y la venganza. Ninguna de estas actitudes nos va a liberar ni disminuirá nuestra aflicción, en la mayoría de las circunstancias, como participes de ellas que somos, tenemos una parte de responsabilidad, así que es bueno y razonable el mantener una actitud de agradecimiento y no de víctima o de culpabilidad, pues como el refrán dice: “dos no discuten si uno no quiere”. Sin embargo, no agradecemos el tener con quien discutir.

La indeferencia es una actitud de desprecio, una ingratitud y no permite el ser agradecido ni siquiera con nosotros mismos. Una actitud adulta no es indiferente, es agradecida y reconoce lo que corresponde, seamos acordes con nuestras actitudes frente a la vida, frente al destino, frente nuestro pasado, presente y futuro.
Elastic Tits

Los guías

¿Qué es un guía? Una persona que… ¿Una persona? ¡Si una persona!
¿Qué quiere decir esto?

Pensemos por un momento en algunas de las cosas que esperamos de las personas: que tengan capacidad de escuchar y de entender; de sentir, de empatizar. De compartir, dar, recibir. Transmitir y comunicar. Que tengan capacidad de quererse y de querer, de hacer cosas y  de participar. En general solemos esperar cosas positivas… Es decir: “Que sea buena persona”.

Las palabras “buena” y “persona” juntas nos suenan bien, es como si lo que nos gusta de las personas, lo que esperamos encontrar en ellas y lo que consideramos “bueno” fuesen de la mano, se reforzasen mutuamente. En cambio, la palabra “mala” no solemos utilizarla para acompañar a persona, preferimos decir, es que fulanito, o menganita es tal o cual cosa…

La palabra persona, la utilizamos para referirnos a los seres humanos. Y sólo de los seres humanos decimos que son personas. (Si buscamos en un diccionario: La persona es definida como un ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. El ejemplo obvio –y para algunos, el único– de persona es el individuo humano. Viene del latín: persōna y éste del griego: prósōpon )

Pero lo cierto es que todas las cosas positivas que hemos enumerado de las personas, no son patrimonio exclusivo de los humanos.

Llegados a este punto estamos considerando que un guía es una persona, y serbuena persona es una cualidad, que no es patrimonio exclusivo de los humanos.

 

Un guía es una persona que:

Acompaña: quiere caminar contigo.

Conoce el camino: ¿Puedes imaginar un guía en la selva que no conozca la ruta, el clima, los recursos para la supervivencia en esa zona como la palma de su mano?

Los guías están con las personas porque las quieren y creen en ellas, a veces más de lo que las personas creen en sí mismas, están con ellas por vocación.

Te conoce bien, conoce al caminante: Sabe de tus actitudes y tus dificultades.

Te comprende, quiere tu felicidad, lo mejor para ti: Es un amigo.

Sabe cómo encontrarte, cómo llegar hasta ti.

Sabe escucharte, y hacer que te sientas escuchado.

Sabe orientarte, pero lo que desea es que aprendas a oír tu propia voz: la voz de tu corazón.

Pone todo su saber, todos sus recursos a tu disposición para que vivas tu camino.

No te juzga, ni se va, seas la clase de persona que creas que seas. Ve lo mejor de ti, e intenta que lo recuerdes.

Disfrutará contigo de tu alegría, de tu felicidad.

Sentirá tu tristeza y tu pena en su corazón, sobre todo cuando pienses que no haces nada bien, que no vales nada, o que nadie puede quererte.

Es honesto contigo, no da por bueno lo que no está bien hecho, y tampoco te recrimina en los errores.

 

Las cualidades que a veces les pedimos pero que no nos sientan bien:

No es tu siervo, ni una deidad a la que venerar, es tu igual, sólo que en su proceso evolutivo está capacitado para guiarte. Sería absurdo que si tú en la escuela de la vida, vas en Primaria adorases a un estudiante de la Eso, o que le pidieses que te hiciese los deberes.

No está para predecirte el futuro, ni decirte cómo son las cosas, o las personas sin que te molestes en conocerlas por ti mismo.

No vive para ti, tiene su propia vida, sus propias necesidades, sentimientos y proyectos, aunque  tú eres una persona importante en todo esto, su hermano.

Esto es quizás lo más relevante de todo: los guías están con las personas porque desean hacerlo, no es un castigo, ni un trabajo, sea cual sea la persona a la que acompañen. Los guías están con las personas porque las quieren y creen en ellas, a veces más de lo que las personas creen en sí mismas, están con ellas por vocación. Y esto es algo a lo que se comprometen hasta el final. El final es cuando ya no necesitamos que nos acompañen en el camino, por la razón que sea. Entonces no los perdemos, como no perdemos a un buen amigo. No tendría sentido que si vamos a la universidad nos acompañe el profe del cole, esa etapa ya pasó. Tenemos el guía adecuado para cada momento.

 

Los tipos de guías

El primero y el más importante: es tu guía interior, tu maestro interior, o tu niño interior. Es la puerta a tu corazón, a tu divinidad y al amor incondicional del universo.

El segundo: Todos los que tu sientas, es decir, no tiene por qué tener una apariencia concreta. Lo importante es lo que tú sientes en su compañía. ¿Te sirve para ser mejor persona, para crecer, para compartir, para ser más feliz, para tener más ideas positivas, para ser tu mismo, para realizar aquello que sueñas?

 

¿Cuántos guías?

Habitualmente las personas suelen tener dos, y pasan con ellos toda la vida. A veces, coincidiendo con etapas de cambios importantes en la personas, los guías se renuevan, los percibimos diferentes. Otras veces, según cómo percibamos las cosas, de esto podemos darnos cuenta o no. Ya que podemos tener un guía nuevo, pero que utiliza una apariencia anterior con la que nos sentimos a gusto. Lo que no cambia es el sentimiento de familiaridad, de confianza, de amor, compañerismo y libertad que sentimos a su lado.

Todas las personas tienen guías, independientemente de que nos demos cuenta: Nadie es tan rico que le sobre un buen amigo, ni tan pobre que no pueda tener uno.

 

¿Cómo los vemos?

Cuando nos sintamos cómodos y seguros. Sería difícil sentir confianza con una imagen/forma que no nos brinde tranquilidad, eso no facilitaría la comunicación, que es de lo que se trata.

Muchas personas los ven como:

  • Niños o niñas de distintas edades
  • Familiares o amigos que ya han fallecido pero que afectivamente fueron especiales en su vida.
  • Figuras de luz, o como el amigo invisible que tenían en la infancia. Como estrellas, puntos de colores, ángeles, etc.
  • Algunas personas tienen cómo guías a seres vinculados con la naturaleza (duendes, hadas).
  • Energías de la naturaleza, como el espíritu de un bosque, un riachuelo, un animal, o un árbol.
  • Otras ven a su familia de luz.
  • Hay mucha variedad, tanta como personas, esto permite que la percepción de los guías se adapte a distintas formas de pensar, culturas y épocas.

 

¿Cómo los sentimos?

Va a depender de aquella manera que nos resulte familiar, que nos haga sentir paz y tranquilidad.

Hay personas que los ven con una forma física clara, otros los ven por el rabillo del ojo, o en los momentos de quedarse dormidas.

Otras no necesitan forma física pero ven su energía. Hay quienes los oyen en su cuerpo, en su corazón, o en su mente, y quienes no oyen nada.Otras sienten su mano en pequeñas circunstancias del día a día, son como guiños.

Algunas personas sienten su contacto en el pecho, como calidez, compañía o confirmación. Otras los sienten por su piel: en los brazos, piernas, cabeza, como hormigueo, calor, presión, acompañadas de esa sensación familiar, de cercanía y calidez.

 

En cuanto a la manera de relacionarse con ellos conscientemente va desde las personas que lo hacen ocasionalmente , los que lo hacen con frecuencia, hasta los que conviven con ellos como un miembro más de la familia.

La  forma de demostrar las emociones, también va a depender de aquello con lo que nos sintamos cómodos, no harán nada que nos altere, pero en general son afectivos, cariñosos, les gusta  demostrarlo a través de sus palabras, sus gestos, las sensaciones que transmiten, y suelen  tener un gran sentido del humor, y una visión de la vida desenfadada y llena de optimismo, del que intentan contagiarnos si andamos un poco escasos.

Todas las personas tienen guías, y todos los guías se comunican con nosotros, encuentran la forma de hacernos llegar aquello que está en su mano y pueda irnos bien, y esto independientemente de que nos demos cuenta: Nadie es tan rico que le sobre un buen amigo, ni tan pobre que no pueda tener uno.

Todas estas posibilidades son reales, unas pueden parecernos más próximas a nuestra forma de entender el mundo que otras, pero en cualquier caso conviene recordar lo que decíamos al principio. Todos estos seres, son personas porque tienen las cualidades y calidades para ello, y también son guías, porque ese es el camino que han escogido a nuestro lado

 

¿Cómo los identificamos?

Es un vínculo de amor entre dos personas. Sientes amor y paz en su compañía, es como estar en casa. ¿Cómo puedes estar seguro de esto?

¿Cómo puedes estar seguro de que quieres a tus hijos, a tu compañero o compañera, a tu hermana, a tu mamá o tu papá, a tu amiga? ¿Cómo estás seguro de que tus hijos te quieren, o tus padres, o tu perro? ¿Necesitas tocarlos en todo momento, verlos delante de tus narices para sentir que los amas, o que te aman? ¿Puedes medirlo, cuantificarlo, extraerlo de algún lugar para demostrarlo?

Sencillamente, lo sientes, lo vives en tu corazón. Y al igual que te ocurre con las otras personas de tu vida, es la convivencia, el día a día, el compartir lo que hace que el amor crezca, se desarrolle, se transforme. Compartiendo, amando.
Elastic Tits