Los sueños, un lenguaje simbólico

“Los sueños son jueces implacables. Se aprovechan de tu sueño para revelar el contenido de tu espíritu en forma de figuras animadas, camufladas y a menudo difíciles de identificar. No te pierdas en el análisis complicado en las complejidades de un sueño, porque te pierdes en el camino. “

Sabiduría Amerindia

 

Los sueños son un lenguaje simbólico, con significados, que se desprende de los diversos inconscientes, personal, colectivo y cósmico, lo gran inconsciente, que no se define con precisión y no se explica en la totalidad.

Comprender el significado de los sueños es descifrar este lenguaje simbólico de la psique humana. Va más allá del significado inmediato de palabras o imágenes, entramos en una zona más allá de lo que la razón puede captar.

Hay varias clases de sueños, los sueños que resultan de exceso de actividad mental y emocional y los sueños con un mensaje, estos se subdividen en otras categorías.

Los sueños siempre fueron objeto de la atención humana, eran vistos como mensajes de los dioses, como forma de liberar tensión, proporcionan el contacto con el ser interior, son manifestaciones de los inconscientes y algunos son sanadores

Desde el punto de vista científico los sueños son producidos por la actividad ocasional del cerebro y se producen en los estados de sueño profundo. Desde el punto de vista de las tradiciones antiguas, los sueños son medios de ampliar la consciencia, causados por los espíritus, para transmitir información valiosa para nuestro desarrollo, sensibilización y curación.

Los sueños son fragmentos de la actividad espontánea de la psique y dejan ver lo inconsciente en el estado de vigilia. Sus símbolos muestran la situación de la psique en el momento del sueño.

Jung, el gran pionero de la psicología profunda, habló del sueño, como el drama interior. Los antiguos decían que con los sueños nos podemos curar a nosotros y a los que sufren.
Elastic Tits

Magia y potagia de los cuentos

Los seres humanos estamos hechos de sueños e historias. Sueños que nos ayudan a no perder el norte, que nos impulsan y nos ayudan a imaginar el futuro. Sueños que nos devuelven la alegría de la magia. Historias que nos ayudan a comprender el Universo y a nosotros mismos. Quizás los cuentos sean historias soñadas o quizás sean sueños historiados. Lo que, sin duda, buscan es recuperar la infancia y devolvernos nuestros sueños tengamos la edad que tengamos.

 

¿Y dónde está la magia de los cuentos? Nos preguntamos los adultos. ¿Por qué los más pequeños de casa quedan encantados y engatusados con la palabra contada al calor del hogar? ¿Qué tienen de maravilloso estos relatos?

Hay un crisol de razones que lo explican. Por ejemplo:

1)      Estimulan la creatividad y la imaginación.

2)       Nutren el alma y el corazón reforzando la inteligencia emocional y espiritual, trabajando con nuestros temores más profundos, nuestras emociones, pensamientos y sentimientos… reforzando valores como la empatía, perseverancia, tolerancia y fomentando la atención, observación, la capacidad crítica, la expresividad y la recreación de situaciones.

3)      “Resuelven” nuestros problemas existenciales, conformando diferentes soluciones.

4)      Mejora el vínculo emocional entre el narrador y los oyentes haciéndoles compartir unos momentos inolvidables.

5)      Mejoran la expresividad.

6)      Nos hacen conectar con nuestra parte irracional, intuitiva, imaginaria del hemisferio derecho donde nos introducimos en otra dimensión, donde nos sentimos parte del todo y nos adentramos en otro espacio y tiempo. Entramos, en fin, en aquella parte de nosotros mismos en la que nos sabemos seres ilimitados y libres. Donde nos sentimos vivos y conectados. Donde la sencillez, el disfrute y la sorpresa entran a jugar por la puerta delantera. Donde habitan las pasiones y el deseo y todo es posible. Donde la esperanza y la fe cantan en nuestros corazones.

7)      Forman nuestro carácter.

8)      Dan significado a nuestras vidas reforzando nuestra seguridad emocional y atendiendo a la necesidad de ser amado, aceptado en un grupo, sentirse respaldado y parte de algo, enfrentando los miedos a la soledad, la muerte y la oscuridad.

 

Por si esto fuera poco, la magia de los cuentos viene refrendada por los símbolos (como varitas mágicas, botas que nos permiten correr, alfombras que vuelan…) que se encuentran entre sus líneas haciéndonos ascender por encima de toda dificultad, creyendo sin lugar a duda en nuestro propio poder interno, aquel que es necesario para transformar la vida y que nos permite expresarnos sin miedo como realmente somos. Y todos estos símbolos se apoyan en un lenguaje peculiar conformado por fórmulas rituales de principio y fin (como “Erase una vez “y “colorín colorado”), repeticiones, estribillos, onomatopeyas… Y el sonido sagrado de una voz amorosa que vive el cuento a través de sus cambios de voz, ritmo y tono para susurrarnos historias antiguas y eternas.

Un cuento desliza pasiones, palabras y vivencias que vinculan nuestros sentimientos permitiéndonos sanar nuestras heridas al reconocernos en las penalidades y sufrimientos de los otros y sabernos hermanos de todos los seres.

Maduramos y crecemos con ellos en el AMOR que envuelve toda vida.

Yo aún guardo en mi corazón los que me contaba mi abuela a la hora de la cena, mezclando así comida y palabras. Convirtiendo así cada palabra en un auténtico banquete para mi espíritu ávido de respuestas.

¿Y tú, recuerdas cuentos? ¿Sigues enganchado a ellos? ¿Cuáles te gustaban, te emocionaban, te daban miedo? ¿Cuáles eran compartidos con la familia, los compañeros de colegio y cuáles leías en solitario, desnudando tu alma en cada línea, haciéndote como persona?

En todo esto, y mucho más, reside la magia del cuento porque magia es aquello que no podemos atrapar, que no podemos conocer ni acabar de aprehender. La palabra conlleva en sí misma el misterio ya que no pertenece al campo de la razón. La magia del cuento nos calienta el corazón así como en tiempos remotos nos calentaba el cuerpo ya que su escenario lo componía la tribu alrededor de la hoguera o la cocina de leña. Ahí se paraba el tiempo y niños y adultos escuchaban embelesados las historias. Ahí los niños se sentían parte del clan porque eran acogidos en él sin mayores problemas y la vida seguía un ritmo natural con tiempos marcados y conocidos donde la familia era tu protección, tu raíz potente y poderosa firmemente anclada en la tierra.

Los tiempos han cambiado y no estoy muy segura de que hayamos sabido combinar lo antiguo con lo nuevo sin perdernos. Vivimos encerrados en torres de cristal, sin contacto con la Naturaleza y, sin apenas contacto, con los seres humanos. Contactos de verdad, de los que hablan al corazón y nos enriquecen como personas. De esos que estimulan el SER y no el TENER. La consecuencia es que no tenemos raíces y eso a su vez, nos ha imposibilitado tener alas. Por eso estamos hambrientos de historias que nos enseñen quiénes somos, cómo somos y de dónde venimos. Por eso estamos hambrientos de sueños que nos doten de alas para “volar” como seres capaces de mejorarnos a nosotros mismos.

Quizás por eso precisemos los cuentos más que nunca. Pero, ojo, no nos excusemos en los niños. Los adultos necesitamos los cuentos mucho más que ellos porque nos permiten vislumbrar por una rendijita la magia que hemos perdido. ¿O no fue eso lo que sentisteis en parte al visionar “AVATAR”?

Sin duda, los cuentos modifican nuestras vidas… ¿Y ESO NO ES, EN DEFINITIVA, LO QUE HACE LA MAGIA? Comprobadlo por vosotros mismos.

Contad cuentos. No os perdáis la experiencia de sentar a vuestros hijos en vuestro regazo y contarles un cuento sintiendo el calor de su piel y el latido de su corazón junto al vuestro. Viendo sus caras emocionadas y sus ojos sin pestañear concentrados en cada palabra que sale de vuestros labios. ¿Hay algo mejor que eso?

Y hacedlo antes de que crezcan, antes de que quieran descubrir el mundo por sus propios medios y no os permitan acompañarlos en sus aventuras porque precisan su autonomía e independencia para ser personas.

Hacedlo sin que os importe repetir una misma historia una y otra vez a petición suya porque sólo así lograreis traspasar la línea y entender  la “gracia” que os conceden al haceros partícipes de su inocencia. Sólo así veréis el reino de los cielos y sabréis que ese es el modo de aprehender el mundo, de tranquilizar su propia psique y de comprender a nivel interno sus temores y cambios.

Y entonces, y sólo entonces, quedareis tocados por la varita y el polvo de estrellas y podréis viajar reencontrándoos a vosotros mismos en la sonrisa de los niños. Entonces y sólo entonces podréis penetrar en los mundos imaginarios que viven en las pompas nacaradas de jabón. Y sabréis que habréis vuelto a encontrar la poesía en vuestros corazones y la música en vuestras almas porque habréis recobrado a vuestro propio niño o niña interno.

Habréis recuperado el paraíso perdido de la infancia y renaceréis como el ave fénix de vuestros propios miedos a la vida a través del AMOR…

 

…Y NO HAY MAYOR “MAGIA POTAGIA” QUE ÉSTE…

 

Me despido deseándoos que tengáis la inmensa suerte de haber sido bendecidos, por lo menos, con un niño en vuestras vidas a quien poder contarle cuentos. Y como regalo os dejo una muestra de su poder y magia en forma de una historia que inventé para mi hija hace diez años, cuando la llevaba al colegio por la mañana.

 

¡¡¡FELIZ NARRACIÓN!!!:

“LA DANZA DE LAS ESTRELLAS”

Hace mucho, mucho tiempo, cuando la Tierra estaba plagada de bosques por todas partes, existía un hermoso lugar llamado “El país de los sueños”. En él vivían todos los elfos y hadas del planeta y también algunos animales a los que les gustaban especialmente las historias mágicas y maravillosas. Allí precisamente vivía el Duende de las Estrellas. Un duende un poquillo despistado que era el encargado de vigilar si salían a pasear por las autopistas del cielo todas las estrellas y luceros. Así, cada noche salía con el equipo necesario al prado que había delante de su casa, se acostaba en la hierba y comenzaba su trabajo…

Claro, que como era tan despistado, todo esto que en principio parecía fácil, le llevaba varias entradas y salidas de su casa siempre en busca de algo que olvidaba: que si los anteojos de contar estrellas, que si la agenda donde marcaba el estado nocturno del cielo, que si su famoso lápiz de carpintero que nunca fallaba…

Después de todos estos preparativos minuciosos, se tendía con un suspiro (¡¡¡Aaah!!!) y comenzaba el recuento:

–          Una, dos, tres… ¡Oh! –se decía- allí estaba el Lucero Agorero, siempre refunfuñando. Y más allá, la Estrella de los Mares del Norte que solía mostrar sus mejores bufandas de colores irisados en las noches de invierno… y, ¡por todas las galaxias!, ¡si hoy se atrevió a salir la Estrella de los Besos de Colores!

 

Sí, el Duende de las Estrellas era el que mejor conocía a todas las estrellas del Universo. Sabía que algunas de ellas, a pesar de no ser mala gente, eran perezosas y había que llamarlas para que se dejaran ver. Sabía que había estrellas grandes y pequeñas, brillantes y más humildes y que su potencia y matiz dependía de su estado de ánimo y del humor que tuvieran. Así las estrellas amarillas, siempre estaban contentas. Las rojas, se enfadaban a menudo y las verdes, permanecían tranquilas pasara lo que pasara.

El duende también se sabía las formas y agrupaciones que las estrellas adoptaban. La del Águila, la del Delfín, la de Pegaso…

Una noche, el Duende de las Estrellas salió de su casa, atravesó la verja, se acostó en el prado y miró para el cielo. Y, ¡vaya una sorpresa!, ¡en el cielo no había ni una sola estrella!

El Duende de las Estrellas pensó: ¡qué raro! Y esperó, pero un instante después, las estrellas aún no habían salido.

–          ¿Se marcharían de juerga sin decírmelo? –se preguntó- ¡Qué poca seriedad!

 

El Duende de las Estrellas miró su reloj pensando que a lo mejor había ido a su cita cotidiana con mucho adelanto. Pero no. No era ese el caso. Observó de nuevo el cielo. ¡Allí no había ni una sola estrella! Entonces, el Duende de las Estrellas ya andaba profundamente preocupado, ¿qué estaría pasando?

El Duende salió corriendo a visitar al Elfo más sabio, el Mago Pitagorín. Al llegar, estaba casi sin aliento y apenas podía hablar y menos explicarse con claridad. Más mal que bien, pudo hacerle entender al Mago que las estrellas habían desparecido.

El Mago miró para él muy sorprendido y después se echó a reír tanto, tanto, tanto que acabó tirado en el suelo retorciéndose de risa y lo único que se le oía decir era:

–          Jijijijiji… ¡Ay Dios, ay Dios!… Jijijijiji.

 

Mientras el Duende de las Estrellas no salía de su asombro:

–          ¿Puedes decirme que es lo que te hace tanta gracia? –le preguntó un poco enfadado- Yo, la verdad, no consigo verla. ¿Qué pasa si no vuelven?, ¿qué voy a hacer si no puedo contar estrellas?

 

Poco a poco, Pitagorín se fue calmando y, aclarando la voz, respondió:

-Yo creo que deberías revisar tus lentes de contar estrellas… Eso o bien… -y volvió a reír de nuevo-… escuchar al Duende del Tiempo cuando da el parte meteorológico, porque, amigo mío, hoy tus estrellas están jugando al escondite.

– ¿Al escondite? –repitió asombrado el Duende de las Estrellas.

– Claro –repuso Pitagorín- . El cielo hoy está cubierto de nubes y por eso no las ves, tontorrón.

 

Y, según acabó de decir esto, por una de las esquinitas del cielo, comenzó a verse un puntito luminoso.

-¿Ves? –Dijo Pitagorín indicándoselo- Allí están… Y ahora, vete, vete y déjame dormir.

 

El Duende de las Estrellas se fue rumbo a su pardo canturreando feliz la canción de la Danza de las Estrellas, aquella que decía todas las noches:

 

“UNA ESTRELLA ES PARA MÍ

OTRA ESTRELLA PARA TI

Y CON TRES VOY YO BAILANDO

Y UNA PIERNA ADELANTANDO.

 

CON PASIÓN VAMOS DANZANDO

EN LA RUEDA AVANZANDO.

ES EL BAILE DE LAS ESTRELLAS

QUE CON CUATRO ESTÁ QUEDANDO.

 

¡UNA, DOS, TRES Y MIL

CON LAS ESTRELLAS QUIERO IR!

 

VEO ALLÁ LA QUINTA ESTRELLA

QUE CAMINA POR LA ARENA

Y A LAS OLAS VA BESANDO

CON SU RITMO ALOCADO.
Elastic Tits

Sentir es Evolucionar

Nuestra especie sigue viva porque en realidad lo que nos diferencia del resto de las especies no es la razón, si no el sentir. Somos capaces en un solo segundo de sentir una enorme variedad de sentimientos dispares. Podemos con tan solo dirigir una pequeña mirada a otro, sentir amor, temor, celos, pasión… y todo esto en décimas de segundo.

 

Se dice que lo que nos separa a los humanos del resto de los seres vivos es la capacidad de razonar, pero no hay que ser muy listo para darse cuenta que el raciocinio del que presumimos, a veces por no  decir bastante a menudo deja mucho que desear. No hay nada más que echar un vistazo a ese aparatito que llamamos televisor para escuchar y ver ejemplos de lo patético, deprimente y a veces aterrador de esta faceta única que poseemos. Destruimos de forma sistemática nuestro propio habitad impidiéndonos a nosotros mismos nuestro propio bienestar, somos capaces de matar a la mitad de la población mundial de hambre mientras la otra mitad se muere por enfermedades relacionadas con el sobrepeso. Vivimos adictos al tabaco, a las drogas, a los móviles, a las compras, a Internet, fabricamos armas en el primer mundo que matan a niños en la otra parte del planeta, vivimos sumergidos en una economía que nos invita a consumir constantemente y que nos hace sufrir llevándonos a querer más, más y más, podría llenar este articulo o esta revista de ejemplos y sabes que no tendría espacio suficiente. Ante este panorama, lo lógico sería preguntarse cómo diablos hemos sobrevivido durante tanto tiempo, ¿cómo nuestra especie sigue viva?

 

Pues bien aquí está el misterio.

Nuestra especie sigue viva porque en realidad lo que nos diferencia del resto de las especies no es la razón, si no el sentir. Somos capaces en un solo segundo de sentir una enorme variedad de sentimientos dispares. Podemos con tan solo dirigir una pequeña mirada a otro, sentir amor, temor, celos, pasión… y todo esto en décimas de segundo. Podemos emocionarnos con una canción o con la sonrisa de un niño. También sentir una enorme tristeza si vemos sufrir a alguien que queremos. Nuestros sentimientos están constantemente presentes en todo lo que hacemos, en lo que decidimos. Tienen tanto poder que dominan toda nuestra existencia como individuos y como especie. Por lo tanto primero sentimos, luego pensamos basándonos en lo que sentimos y luego actuamos.

Pero además de todo esto, es que existe una diferencia sustancial en elegir sentimientos malos o nocivos o elegir sentimientos buenos o beneficiosos. Si nos acostumbramos a sentirnos siempre mal esto, se convierte en un habito, impidiéndonos poder acceder a otros sentimientos diferentes, es más acabamos asumiendo que un sentimiento concreto es una característica de nuestra personalidad. Podemos poner de ejemplo una persona que en un momento determinado, sin ser consciente, elije sentirse enfadado, si ese enfado se extiende en el tiempo se acaba convirtiendo en una costumbre, luego en un habito y al final en una característica de su personalidad, convirtiéndose así en el personaje malhumorado de turno.

Este tipo de adicciones nos impiden tener la libertad de elegir sentirnos de modos diferentes, por que el cerebro y sobre todo nuestras hormonas asumen los sentimientos nocivos como amenazadores, llevando al cuerpo a un estrés constante, y cuando tenemos estrés nuestro cuerpo deja de hacer otras funciones importantes,  una de ellas es que el cerebro deja de tener la suficiente energía para por ejemplo segregar sustancias relacionas con el bienestar, el aprendizaje, la conducta, sumergiéndonos así en una adicción al malestar.

Claro está en que si constantemente todos nosotros estamos sumergidos en sentimientos de miedo, tristeza, odio, rabia, rencor, etc. volviéndonos adictos a ellos, todos los pensamientos y luego nuestras acciones se convierten en destructivas, que nos lleva al caos constante. De ahí que nos dé la sensación de que este mundo está al borde del descalabro.

¿Qué pasa si elegimos sentir amor, compasión, gratitud, alegría, etc.? Pues ocurre que los sentimientos positivos nos hacen sentir bien, cosa que todo nuestro cuerpo agradece haciendo que por ejemplo, nuestro sistema inmune este más fuerte, que descansemos mejor,  además, ocurre una cosa muy curiosa, que como nos sentimos bien el cerebro y las hormonas tienen mayor cantidad de energía para dedicarse  a crear música, obras de arte, a inventar nuevas formas de comunicarnos ,a prestar más atención a lo que hacemos y como lo hacemos, a aprender de nuestros errores y aprender de otros, y a un sin fin de cosas más .

Todo este bienestar con el tiempo llega a modificar literalmente nuestro cerebro haciendo que crezcan más conexiones entre las neuronas volviéndonos más inteligentes, más hábiles, más lúcidos.

Todos conocemos personajes en la historia que fueron capaces de modificar el rumbo de la humanidad (desde Copérnico, Gandhi, Nelson Mandela, etc.) y todos ellos tenían en común una sola cosa, que creían profundamente en un mundo mejor .Inundaban todo su ser de sentimientos que los hacían seguir adelante, se llenaban de esperanza, de fe, amor al prójimo, a la verdad, a la libertad.

Y tan solo uno de esos hombres hizo más por la evolución de nuestra especie que todos nosotros juntos. Porque sus sentimientos hicieron mella en los nuestros haciéndonos abrir nuestros ojos a la posibilidad de un mundo mejor.

Y aunque la historia este plagado de seres horrendos que en muchos momentos nos subyugaron, siempre, siempre hemos sido capaces de salir adelante y aprender de nuestros errores, por que cuando elegimos sentir amor, paz, libertad, alegría, acabamos encontrando el camino, porque todo nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu y en definitiva todo nuestro ser esta fabricado para que los buenos sentimientos nos hagan cambiar y evolucionar.

A sí que compañero de viaje, si quieres que tu mundo y nuestro mundo sea mejor cada vez, siéntete bien todos los días .Aunque te levantes por la mañana y todo aparente gris, no importa!!! Busca una razón para sentirte bien, te garantizo que además de que disfrutaras de un mejor día, contribuirás a que esta humanidad de la que formamos parte tú y yo, de un paso más en la evolución.
Elastic Tits

Capacidades Humanas: Desorden y denuncia

A medida que nos trabajamos personalmente aumenta nuestro nivel de consciencia y las pautas dañinas se van eliminando. Vamos abriéndonos a la Luz que hay en cada uno de nosotros y a la comunicación con el Origen, el amor y seres de otras dimensiones. Despertándose así aquellas capacidades humanas, que van a ser necesarias para nuestro camino y la labor con los demás. Es importante que estas capacidades se abran de forma ordenada, después de un trabajo interior, y la superación de algunos miedos.

 

En la medicina oficial pueden diagnosticar este despertar como una enfermedad mental, tratando a la persona como un loco peligroso para él y para los demás, marcándolo de por vida y dándole sustancias que dormirán su cerebro y su capacidad para discernir. Pero seguirán manteniéndose despiertas áreas donde se encuentren los recuerdos, los miedos y la necesidad de amor y afecto que seguro que le ha faltado durante toda su vida.

En el el aura de estas personas se puede apreciar fisuras y manchas fruto de los tratamientos a los que son sometidos y a vibraciones de seres de otros planos resonantes con su estado. Ejerciendo cierto grado de influencia por la afinidad de frecuencias.

Una persona puede parecer agresiva y a menudo es por la impotencia que sienten, así como la rabia contenida en su corazón.

Hay un factor importante a tener en cuenta que es el karma que arrastramos, los conflictos internos no resueltos de otras vidas. Muchas de esas personas no les resulta fácil la densidad de este mundo, ni sus aparentes limitaciones Interiormente saben que de donde viene sólo hay amor y paz. Estar aquí es como bajar a la jungla con todos sus peligros.

Muchas de estas personas desconocen su potencial y el amor que mora en su interior, no pueden apreciar las maravillas que nos rodean en este planeta Tierra.

Con ellos igual no se puede hacer nada, pero que pasa con los que corren el peligro de ello, con los nuevos niños que desde pequeños se les ha llevado a psiquiatras y a psicólogos, diagnosticándolos con déficit de atención. Seres con gran sensibilidad y comunicación innata con el mundo “no real”, grandes perceptivos de otras dimensiones, grandes comunicadores de la Luz, con capacidades sanadoras y empáticas.

Estos niños lo que necesitan es compresión y amor. Tener una educación en sintonía a su naturaleza, practica y cercana. Para que el desarrollo de sus capacidades se lleve a cabo de forma sana, y no como algo fuera de lo común.

Si vives contrario a lo que sientes, si reniegas de ti mismo, entras en un conflicto interior que puede desencadenar en un desaliento cada vez mayor. Una parte de ti quizás quiera escapar, no estar aquí. Por eso es importarte el conocernos y saber las necesidades del alma. Y decidir desarrollar la misión que nuestra alma tiene encomendada.

Estamos en período de sanar, lo que aun está anclado del pasado en nuestro interior. Sanando nuestras células y ayudándonos a desarrollar lo que somos. Potenciar nuestra conexión con la Tierra, el Universo y el Padre. Viviendo en armonía.

Estamos en período de despertar capacidades y estas deben de desarrollarse sanamente, de manera equilibrada, sabiendo quien eres y permitiéndote Ser, respetándote y amándote.

 

NO LUCHES CONTIGO, SIMPLEMENTE, SÉ.
Elastic Tits

CONSCIENCIA Y CREATIVIDAD

La historia del ser humano desde su origen, en la evolución del Homo Sapiens sobre el Neanthertal, muestra un desarrollo artístico de carácter abstracto, con un salto de la forma al dibujo esquemático de la idea.

 

Las pinturas rupestres, según Lewis-Williams, lograban atraer la caza a través de representar el perfil, el alma del animal, invocando así su espíritu de un modo mágico; en una transposición de la realidad material a la espiritual.

Los indígenas shuar de Ecuador prefiguran –crean- su futuro a través del sueño o las visiones inducidas por las plantas. Los cambios y aperturas de consciencia han originado las obras de arte a lo largo de los tiempos y las culturas; desde aquellas representaciones paleolíticas hasta el cine contemporáneo, pasando por Egipto, Grecia, el hinduismo, o el arte europeo del Renacimiento. Y de forma potencial, cualquier arte genuinamente inspirado.

En la actualidad, el arte visionario plasma realidades no ordinarias de la consciencia en ejemplos notables como Alex Grey, Robert Venosa, Mati Klarwein o Giger; continuando el camino abierto por el surrealismo de Dalí, o el propio Klarwein.

Por otra parte, las culturas precolombinas desarrollaron su arte en elaboradas cosmovisiones a partir de la imaginería de los sueños, o la visión con otras técnicas, creando concepciones nuevas del mundo y el universo. El chamán y pintor Pablo Amaringo es un valioso exponente de arte visionario actual, con raíces en su cultura tradicional de representar mundos visibles e invisibles.

En cualquier caso, diversos modos de operar la consciencia más allá de la razón, han mostrado ser canal de los contenidos que luego se expresan: inspiración, intuición, o revelación. El artista, se mueve así, desde el mundo material a la visión trascendente, descendiendo nuevamente a través de la obra.

Más, en virtud de qué, un artista crea? O cualquier persona, pues la creación no se restringe a unos pocos, sino que nace de la esencia más allá de la maquinalidad condicionada. En virtud de qué damos el salto de la repetición inconsciente a la innovación?

Se cuenta que ante el complicado nudo de un campesino para su yugo, -el nudo Gordiano- Alejandro Magno, sacó su espada y lo cortó.

La idea novedosa, el insight, surge de la nada.

Cuando algo está lleno –como en este caso la mente- carece de movimiento, y tan solo el vacío permite su liberación, expresándose. De este modo se genera salud, trascendiendo la densidad de la enfermedad, al expandirse la vida.

El zen hace eco de este vacío creativo, y los estados no ordinarios de consciencia, como los producidos por los sueños o la meditación, son capaces de liberación al entrar en contacto con el espacio.

La forma nace del vacío, y vuelve hacia él. Aquello que se libera, viaja desde las formas estrechas de la materia a los espacios infinitos de la consciencia. Allí donde todo es posible. Si todo arte es completamente inútil, como ha revelado Wilde, vive por sí mismo. Creando-se
Elastic Tits

La crisis y el miedo

Estamos en tiempos difíciles, el ser humano se ha instalado en la conciencia del miedo, por todos los lados nos hablan de “CRISIS”, pero, nos hemos parado a “SENTIR” como esa palabra nos afecta a nosotros? Qué significado tiene para nosotros?, Crisis Económica?, Crisis de Valores?, Crisis Personales? De que estamos hablando?

 

Me parece que a la “mayoría” no le resuena de nada o quizás le resuene donde más le duele?

Estamos en los tiempos de la comunicación?, la verdad, parece una broma, cada día nos comunicamos menos, nos hacemos más individualistas.

Al poder le es más fácil manipularnos y controlarnos, y ya lo ultimo hasta  internet quieren manipularlo, una canal mágico, donde tenemos acceso a multitud de información y como no, desinformación que es la mayoría.

Pero ya sabemos que al poder no le interesa que el ser humano este informado e instruido, más bien todo lo contrario, que fácil es de manipular. Y que hacemos nosotros?

Pues lo más fácil, quedarnos callados y quietecitos, no sea que nos toque a nosotros.

Como somos tan individualistas, no  vemos mas allá de nuestras narices , en vez de aprovechar la oportunidad para crecer y unirse, seguimos durmiendo, pensando que no nos va a tocar a nosotros y en el mejor de los casos alguien vendrá a ayudarnos.

Verdaderamente vivimos en estado de “CRISIS PERMANENTE”, pero yo diría que es una crisis del “YO” con mayúsculas que es la “conciencia”, ya que el  “yo” pequeñín que es nuestro  “ego” quiere seguir dirigiendo tu vida. También una crisis de “Conciencia, de  Valores Personales e Interiores”, nos estamos perdiendo lo mejor de nuestra vida por no escuchar nuestra “Voz Interior”, nuestra “Sabiduría”.

Estamos en una etapa maravillosa donde todo está entrelazado, donde ayudando a otros, nos ayudamos a nosotros mismos y el poder seguir creciendo. Habitualmente hacemos lo contrario, con lo cual generamos la energía de retorno, tendremos lo generado por nosotros

Nos hemos vuelto egoístas y no se  trata de pensar en nosotros mismos, si no en esperar la ayuda externa cada vez que hacemos algo a favor de alguien, parece que nos deban algo.

Si fuéramos  conscientes y sabios de cómo funcionan las Leyes del Universo, actuaríamos de otra manera, sin esperar nada a cambio, solamente el placer de hacer lo que uno tiene que hacer.

En lugar de eso, como nos están continuamente diciendo que hay “CRISIS”, nos dicen permanentemente lo que hay que hacer y si alguien se sale del guion es una oveja descarriada, fantástico, o eres un borrego o una oveja descarriada.

Si cada uno de nosotros se mirara al ombligo conscientemente, se daría cuenta que por no observar dichas leyes, me refiero a las universales, hemos atraído todo lo que nos sucede en cada instante y que no hay mayor pecado que la “IGNORANCIA”.

Si realmente fuéramos  consecuentes, reflexionaríamos quien ha creado LA CRISIS  y a quien le interesa que sigamos instalados en  LA CONCIENCIA DEL MIEDO.

Que no hay nadie más responsable de nuestra vida que  “NOSOTROS”, que no le echemos a culpa a nadie de lo que atraemos y que CO-CREEMOS CONSCIENTEMENTE  cada instante de nuestra vida.

Aquel que tenga oídos para escuchar que escuche y el que tenga ojos para ver, que vea más allá de lo que ve.
Elastic Tits

Chamanismo con Cetaceos. Sanacion personal y Curacion de la Tierra

-El hombre y la naturaleza pertenecen al mismo círculo de transformaciones y nuevos comienzos. Un es el reflejo de la otra. Sea animal, vegetal o mineral, todos son el mismo mundo, un solo cuerpo vivo, infinito y eterno-. La sabiduría Amerindia

 

La conexión con la naturaleza es un principio fundamental de los conocimientos y prácticas chamánicas

Los desequilibrios y las enfermedades de nuestra sociedad hoy en día, tienen origen en el apartamiento y la separación de la naturaleza exterior e interior en nosotros. Vivimos en una sociedad normótica que creó sistemas cerrados de hábitos y prácticas, basada en un pensamiento retirado de la sensibilidad y de los otros componentes del ser humano, por lo que va en contra la naturaleza.
La normosis es la patología de la normalidad,  a veces lo que consideramos normal destruye el equilibrio, la salud y los sistemas ecológicos en todos los niveles. Los patrones de consumo reflejan esta normosis todos los días y es urgente tomar conciencia de esto: en los alimentos que consumimos, tanto su procedencia como su manera de comercializarse; el uso de medicamentos; el mal uso de la energía y todos aquellos consumos innecesarios. Todos hemos oído, “es el precio del progreso”, pero un progreso que no respeta los valores fundamentales y que sirve a los intereses del poder económico a corto plazo.

Nuestra civilización ha invertido el orden natural de organización social, en lugar de que los conocimientos y valores orienten las políticas y estas a su vez a la economía, vemos que es la economía la que orienta a las políticas y estas no dan espacio para expresar y servir en verdad a los valores humanos y universales.

Para salir de estos sistemas cerrados de pensamiento, perjudiciales para el desarrollo humano normal, feliz, con armonía social, equilibrio de la naturaleza y paz, es necesario un proceso de curación que ya hemos empezado a experimentar, lo que nos permitirá estar de nuevo en sintonía con la naturaleza, en su dinámica de cambios, en sus ritmos y ciclos vitales.

Aprender y practicar el chamanismo, hoy, es desarrollar las habilidades sensibles a la comunicación con todos los niveles de la realidad. “La realidad es energía en diferentes niveles”, dijeron los chamanes antiguos. “La realidad es energía informada, se encuentra en diferentes niveles de vibración”, dicen los físicos cuánticos.

Aprender y practicar el chamanismo es desarrollar la sensibilidad, no es volverse chamán. Los chamanes han existido siempre en las comunidades y hoy en día, son esas comunidades las que están desprotegidas o en peligro de extinción.
Aprender y practicar el chamanismo es ampliar la percepción de todos los sentidos y habilidades psíquicas y al mismo tiempo, desarrollar su propio sistema de sabiduría. Es el desarrollo de la conciencia.

La percepción desarrollada, el contacto y comunicación con las realidades sutiles no es suficiente para ser desarrollado humanamente. No hablo de desarrollo espiritual. Nadie necesita desarrollarse espiritualmente. El Espírito existe por sí mismo, necesitamos desarrollarnos como Seres Humanos para vivir esta dimensión de Espírito, que somos en toda la plenitud.

El Chamanismo que desarrollo, practico y enseño se inspira en el Chamanismo Esencial, creado a finales de los años 50, también incluye la investigación, los estudios y la práctica chamánica.
El Chamanismo Esencial integra los principios y prácticas de curación comunes a todas las culturas chamánicas que existían en los cinco continentes de la Tierra y no tiene conexiones con culturas específicas o religiosas.

Las directrices, la estructura y metodología de la capacitación en Chamanismo Esencial, facilitan aprender a utilizar y desarrollar esta práctica con seguridad, eficiencia y creatividad, con un trato personalizado y la riqueza de compartir en grupo. Esta formación incorpora los principios básicos, técnicas y artes para usar el arte del chamanismo como desarrollo humano y sanación personal, facilitando el desarrollo del potencial de curación innato en cada uno. Prepara también para usar el chamanismo como sanador, lo que facilita la curación a los demás y a la Tierra.

 

Chamanismo con los cetáceos – Ballenas y Delfines

Una de las prácticas de chamanismo es el enlace a los Animales de Poder, la conexión con el espíritu de los animales y la integración de las cualidades de la energía de vital en cada uno de nosotros. Esta conexión se realiza a través de determinadas prácticas chamánicas, en viajes chamánicos y en la realidad no habitual como por ejemplo los sueños.

Comunicarse con los cetáceos es entrar en un mundo de sabiduría y sanación, que nos permite entender el importante papel que en las culturas antiguas tenían las ballenas. En muchas de ellas las ballenas eran el soporte del mundo.

Las ballenas tienen un papel importante en el mantenimiento del equilibrio ecológico, contribuyendo en la fertilización de las plantas marinas, que transforman el dióxido de carbono. El sonido emitido por ellas, como el sonido de los delfines tiene un enorme potencial para la transformación y la curación en los seres humanos. Por eso ellas nos piden limpiar los océanos.

Las vibraciones provocadas por los sonidos de los cetáceos, tienen una frecuencia de curación, que impregna las células hasta las moléculas de ADN, pudiendo transformar los códigos.

Para permanecer en equilibrio y para que la Tierra se beneficie de su trabajo de sanación, necesitan nuestra ayuda, no sólo en las acciones para detener la caza, que tantos mal les trajo, sino también que nos unamos en la comunicación con ellas.

Grandes lecciones nos da el espíritu de las ballenas y delfines. Nos dicen cómo seguir la Ley del Amor y nos enseñan, con gran habilidad, el arte de vivir en la confianza.

El trabajo con los cetáceos permite la curación y la transformación personal. Ayuda a liberar mucho miedo y culpa generada por años de caza a las ballenas. Permite la conexión con las memorias de la sabiduría antigua y es un acto de agradecimiento al Mar y a la Tierra.
Elastic Tits

Rectopensar- Rectovivir

Culpamos a otros de nuestras decisiones y problemas, en lugar de hacernos responsables de nuestros actos y sentimientos.

 

Observo que la sociedad no sabe dónde va. El stress, la ignorancia y la prepotencia están fabricando personas que al mirarlas a los ojos, podéis ver en ellas una gran carga emocional: ira, rabia, rencor, resentimiento, envidia y en general malas caras. Esto es lo que queremos para nuestras futuras generaciones?

Culpamos a otros de nuestras decisiones y problemas, en lugar de hacernos responsables de nuestros actos y sentimientos. Seguimos haciendo caso al “ego” que cada día nos pone las cosas más difíciles, en vez de seguir a nuestro corazón”. Hacemos todo lo contrario de lo que nos dicta el sentido común, tal vez deberíamos pensar y vivir rectamente. Si no, la vida se encarga de ir poniéndonos en nuestro sitio, de acuerdo a nuestro grado de evolución.

Se habla de iluminación y ascensión, sin saber cómo llegar a esos estados. Lo que si sabemos, es que nos va a costar mucho esfuerzo, pues en la vida espiritual no hay atajos, no todos están dispuestos.

La tierra sigue su propio proceso y va dejando atrás viejos patrones, ¿somos conscientes de ello? ¿Queremos acompañarla? Parece que no. Aunque muchas personas están despertando a otras realidades, hay otros que conocen la teoría, pero se quedan estancados en el conocimiento. Ya que ponerlo en práctica es otra cuestión.

Cuando el gran maestro, el dolor, hace acto de presencia, nadie quiere sufrir y nos olvidamos que también podemos evolucionar a través del amor.

Si aceptamos que todo en el universo está donde debe estar, que todo es como debe ser, ¿Por qué nos enfadamos con la vida, cuando no nos da lo que queremos? No recordamos que todo lo que sucede es para un bien mayor.

No queremos ser vulnerables y nos atrincheramos a nivel emocional, y así el proceso se vuelve más doloroso, sumergidos en la ignorancia, no nos hacemos responsables de nuestras decisiones y necesitamos pedir ayuda para superarlo.

Seguimos emitiendo pensamientos cada vez mas distorsionados, una y otra vez caemos en la zanja de la desesperación, con lo cual emitimos un pensamiento, decimos una cosa y hacemos otra.

Pero la evolución sigue su curso, y eso no nos gusta, así que volvemos a quedar estancados.

Los maestros ascendidos dicen que todos los mensajes están dados. Es la hora del recto vivir, de tomar nuestra propia responsabilidad y preguntarnos ¿Cuándo vamos a ponerlo en práctica? Cuándo comenzaremos en nuestro proceso de vida?

Aunque vemos que todo nuestro alrededor está patas arriba, la mejor manera de superar esto es “el recto pensar” (en la teoría),y el “recto vivir”, (en la práctica).

Teniendo pensamientos de amor, respetando a los demás, no juzgamos a nadie y pensar sólo en hacer el bien, podremos cambiar nuestro nivel vibracional y vivir de acuerdo a los nuevos paradigmas.

Cuando nos levantemos, por la mañana, hagamos el firme propósito de ser un poquito mejor que el día de ayer. Sustituyamos nuestros viejos patrones (sobre todo a nivel mental-emocional), por esos nuevos paradigmas que nos conducirán a la nueva tierra de la 5ª dimensión que estamos creando, con nuestros actos.

Aplicando estos conceptos, “recto pensar”-“recto vivir”, conseguiremos esa paz de espíritu que todos buscamos y anhelamos y de paso superaremos todos nuestras indecisiones y miedos.

Un nuevo día nos está esperando, con nuevos retos y alegrías, no dejes que los viejos patrones sigan apoderándose de ti y sigan manejando tu vida.

Tú decides.
Elastic Tits