No necesitas razones para reir

El yoga de la risa es una disciplina reciente comparada con otros yogas milenarios. Surgió en el año 1995 de la mano de un médico el Dr. Madan Kataría en la ancestral India. Hoy es una actividad que practican miles de personas en más de 60 países de todo el mundo. Su éxito se debe a su sencillez y a su efectividad ya que es capaz de crear abundante risa sin un agente externo que la produzca. La llamada risa sin razón, nace de la respiración alegre, una forma de ejercicio físico que nos conecta con nuestra alegría innata al tiempo que relajamos las tensiones, oxigenamos el cuerpo y el cerebro y fortalecemos el sistema inmunológico.

 

El yoga de la risa nos muestra que ser alegre y feliz es un entrenamiento que se puede aprender.

Nuestro cuerpo y mente pueden ser entrenados para reír a voluntad. Es como aprender a andar en bicicleta, una vez que lo aprendes, no se olvida.

Cuerpo y mente están intercambiándose información “electroquímica” continuamente. Si la disposición corporal y verbal es alegre, el cerebro piensa alegremente y envía una respuesta al cuerpo para sentirse alegre. Si repetimos una serie particular de experiencias por un período de tiempo crearemos una respuesta reflejo que no involucra a la parte pensante y racional del cerebro. Esto se llama condicionamiento (Pavlov).

La práctica del Yoga de la Risa desarrolla condicionamientos positivos de alegría utilizando la experiencia corporal de la risa. Mediante estos ejercicios desarrollamos nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro para entre otros, poder producir neuropéptidos y hormonas de la felicidad. En lenguaje de la PNL (Programación Neuro Lingüística), se le llama “Ancla” a este tipo de acciones corporales. Al realizar una “acción ancla alegre” con nuestro cuerpo, nuestra mente experimenta la emoción de la alegría sin necesitar de una razón para estar contentos.

“No reímos porque somos felices, sino que somos felices porque reímos” William James

 

El dar rienda suelta a nuestra risa, el dejarnos acunar por ella nos acaba dando una visión positiva, una interpretación optimista de los sucesos que redunda en un aumento de la creatividad, la confianza en uno mismo, la esperanza y nos protege contra los efectos nocivos de los infortunios. Reír es como cambiar los pañales del bebé, dice el refranero popular, no resuelve permanentemente el problema, pero hace las cosas más agradables por un momento.

La risa es como la vela del barco de nuestro cuerpo que nos permite navegar por los mares de la vida utilizando siempre los retos cambiantes que el viento nos propone para llevarnos fluyendo al puerto de la dicha que es el propio viaje.

En el Yoga de la Risa nos concedemos el regalo de la risa para nosotros mismos, nos hacemos cargo de nuestra felicidad.

Mediante la risa recuperamos la motivación interna, la ilusión, la esperanza. La risa tiene el poder de desdramatizar las situaciones, nos hace tomar distancia, nos devuelve la alegría. Sentimos que aumenta la afectividad, que crece nuestra ternura, nos da cercanía al romper las barreras tanto internas como externas que nos impedían expresarnos como somos. Reír es un abrazo a nosotros mismos, una forma de mimarnos, de tratarnos con dulzura, de querernos
 
                     “La risa es la vibración alegre del universo que se refleja en un ser humano”.José A. Celada

Ejercicios del Yoga de la Risa

En gran medida, la práctica del Yoga de la Risa se realiza en grupo ya que la risa es contagiosa y es habitual que nos motivemos al contagio con otras risas. Sin embargo, el Yoga de la Risa también dispone de ejercicios para practicar “con uno mismo” reafirmando nuestro libre albedrío para ser feliz.

Reír solo es fácil, si lo intentas, si lo tomas como un juego, con cariño, si persistes con buena voluntad. No realices los ejercicios con tensión, no se trata de forzar. Déjate llevar suavemente.

Vayamos a la parte práctica comenzando por algunos ejercicios de calentamiento:

Toma una postura sentado sobre los talones o bien piernas cruzadas (o en una silla).

  • Jum Pranayama. Cierra los ojos, toma una larga y profunda inhalación y mientras exhalas pronuncias con la boca cerrada sin tensión jummmmmmmmmmmm. Manteniendo la exhalación tanto tiempo como te sea posible hasta sacar todo el aire de tus pulmones. Hazlo al menos 10 veces.
  • Predisponer el diafragma a reír. Pon las manos abiertas frente al pecho, impulsa tus manos hacia adelante dos veces (vocalizando desde el abdomen) jo, jo y hacia abajo ja, ja.(sin forzar la garganta, la “j” se pronuncia con suavidad como una “h” aspirada) Según vayas haciendo el ejercicio mantente moviendo los brazos de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Hacerlo a varias velocidades. Que tu respiración sea un juego. Hacer un descanso tomando unas largas respiraciones inspirando por la nariz y exhalando por la boca, cerrando los ojos y concentrados en la respiración. Empezar de nuevo.
  • Ensaya tu risa. Primero te tienes que sentir confortable con la risa como ejercicio. La risa ensayada también es buena, te da los mismos beneficios. Recuerda que el cerebro no diferencia de una risa espontánea a la risa como ejercicio si tu disposición es abierta al juego. Dite a ti mismo/a que es un ejercicio, un juego. Entonces intenta diferentes formas de risa ja,ja,ja….ji,ji,ji…jo,jo,jo…ja,ja,ja,jo,jo,jao…. ji..ji,jojo.jia,,ja…hasta encontrar la que te haga sentir más cómodo/a con tu estilo y personalidad.

 

Juegos para la risa

  • “Un metro de risa”.Tiene tres partes. Estirar los brazos en cruz, ahora simulas sujetar un metro en un extremo y lo estiras con la otra mano hasta el codo diciendo eeeeeeeh, despues hasta el hombro diciendo de nuevo eeeeeehhhh. Para finalizar abriendo completamente los brazos y rei´r ja,ja,ja,ja, Cambiar de mano. Lo puedes hacer de pie o sentado.
  • “Risa del león”. Abrir bien la boca, sacar la lengua lo máximo posible, poner las manos abiertas como garras de león al lado de la cara y reír desde el ombligo. Al principio conviene reír muy suavemente y entonces cuando te encuentres cómodo/a puedes incrementar tu risa.

Estos son algunos ejercicios del Yoga de la Risa para comenzar a entrenarte en reír. Según vas practicando en algún momento notarás que esa risa como ejercicio activa tu propia risa franca Llegará un punto en que estarás fluyendo y te reirás con tu propia risa.

Reír es un mecanismo que contribuye a nuestro bienestar y es un ingrediente de una mente saludable. Ríe y regálate felicidad.
Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario