Vivir el presente

Ser conscientes de nuestras emociones, nos permite estar vivos y en el presente. Traer a la superficie los sentimientos, utilizando la radiónica nos permite volver a tener estas emociones en el presente y reconocerlas para poder trabajarlas y liberarlas.

 

Nuestros cuerpos están formados por energías que van desde lo más denso a lo muy sutil. Nuestros órganos tienen una frecuencia que nos permite reconocer cada parte, como lo que es, o lo que vemos. La frecuencia vibratoria de nuestras emociones pasa a través de nuestras células y activa el ADN.

Todos nuestros órganos se adaptan a las frecuencias de ondas que le aportamos con nuestros pensamientos. En función de ellos y las creencias de cada uno, se crean diferentes estados de felicidad o infelicidad

Por ejemplo, si tenemos “miedo” le transmitimos al cuerpo el sentimiento de que tenemos que replegarnos para no ser dañados. Nos asomamos detrás de una pantalla para defendernos. Y el miedo que es algo intangible, también tiene su frecuencia de medición, y aunque no tenga cuerpo físico, todos hemos podido experimentar en algún momento lo que se siente.

La longitud de onda del “amor” es rápida y alta, mientras que la longitud de onda del miedo es larga y lenta, por eso si persistimos en concentrar nuestra atención en frecuencias negativas, estamos arraigando en nuestras células lo denso, lo pesado, lo que nos cuesta cargar.

MIEDO   = vibra con una frecuencia larga y lenta

AMOR    = vibra con una frecuencia rápida y larga

Esto influye en todos nuestros órganos, en nuestra piel, en nuestras células hasta en las partículas más ínfimas (que componen “el todo”), como el ADN que es el portador de la información que traemos y en la que grabamos como si fuera un CD.

Si perpetuamos los sentimientos destructivos estamos imprimiendo esta información. Si vivimos en el presente con emociones positivas, creativas y de felicidad, igualmente lo inscribimos en todas las partículas de nuestro ser y el ADN comienza a funcionar de una manera “maravillosamente” nueva.

De a poco el sentimiento de AMOR va desbloqueando las áreas conflictivas, no siempre estaremos en este estado, pero si reconocemos nuestros conflictos podemos nuevamente colocar nuestra “atención” y así educarnos en el “reconocimiento” de emociones de “retroceso”.

 

El Poder De Nuestros Pensamientos

Cada pensamiento crea un Universo instantáneamente. Los pensamientos que tenemos cada día son los que crean el universo que vivimos. Es nuestra elección lo que decidimos pensar y de eso dependerá nuestra experiencia de la aventura que llamamos vida.

Te contaré una historia que explica el poder de nuestros pensamientos: Carolyn Myss, cuenta esta historia en su trabajo “Anatomía de la Energía”. Es el caso de una mujer que tuvo un accidente de auto y tuvo una experiencia cercana a la muerte. Durante esta experiencia ella se vio como flotando encima de su coche. Mientras ella flotaba en el aire podía escuchar lo que la gente decía en los automóviles detrás de ella.

Ella los escuchaba diciendo: ¡Caray, qué contratiempo!, y otros comentarios similares. Muchos de ellos se enfurecieron y la maldecían porque el accidente los estaba retardando. Todo lo que ella escuchaba la debilitaba más y más. Entonces se dio cuenta de que el quinto automóvil detrás de ella se llenaba de luz, y la luz se esparcía fuera del auto hacía el cielo y de allí se volvía hacia ella. Ella pensó: ¿Que es eso? Tan pronto como preguntó, oyó a una mujer dentro del auto, una persona que no conocía, rezando por ella. Esas oraciones fueron oídas instantáneamente y le llegaron a ella. Lo que escuchó fue esta desconocida diciendo: “No se quien es esta persona pero si mis oraciones la pueden ayudar en este momento, le mando toda mi energía, llena de Gracia, para que la ayude.” La mujer de la experiencia notó la placa del automóvil y se fijó en el número. Después de esto su alma regresó a su cuerpo, pues no era el momento apropiado para dejar el mundo. Estuvo en estado crítico por un tiempo y le tomó unos cuantos meses para recobrarse del accidente.

Pero todavía recordaba el número de la matrícula del automóvil. Cuando estuvo curada totalmente, averiguó donde vivía la otra persona y se presentó en su casa con un ramo de flores con una nota que decía: “Gracias por tus oraciones”. Esta mujer trajo un pedacito de cielo a la tierra con sus pensamientos de amor.

Debe ser por esto que decimos ” Dios es Amor.” Creas en Dios o no, no puedo encontrar mejor definición. Esta historia es una perfecta ilustración de cómo lo que pensamos afecta nuestro Universo.

Con terapia de radiónica se traen las emociones del inconsciente al consciente y éstas se tratan con envíos de emisiones de “luz fotónica” hacia la persona. Esto influye en la parte física y en los diferentes cuerpos del aura. Se trabajan los chakras resonando con su potencial presente. Al variar nuestras emociones también se reacomodan nuestros chakras y éstos a su vez equilibran el sistema endocrino.

Tanto con terapia de radiónica como con terapias de PNL y otras más, se trabajan las emociones, las que cambian la química interna de las enzimas, y las hormonas.

Cada chakra también procesa la energía cósmica, porque somos seres unidos al Cosmos y todo lo que nos sucede afecta a lo que nos rodea en este plano y en otros.

 

Y como siempre me digo a mí misma:

“Hoy me recuerdo como un ser de Luz perfecto, todo lo que sea diferente en pensamiento, emoción o estado físico, no es verdad, es una creación, por lo tanto, también puedo crear lo mismo pero en estado perfecto, de AMOR y EQUILIBRIO”.Les deseo mucha Felicidad en este presente, que es el HOY”.
Elastic Tits

Para sanar nuestras heridas

“Un niño de corta edad le dijo a otro, más pequeño aun; ¿Y tú todavía recuerdas de dónde has venido?”
En el proceso de ser “nosotros mismos”, hemos de elegir el camino de volver a ser una unidad consciente. Como afirma la sanadora Bárbara Brennan “Olvidar quien eres; eso es la muerte… Desbloquear las experiencias olvidadas es, volver a la vida”.

 

La Psicosíntesis es un modelo de autoconocimiento que tiene por objeto el logro de la integridad del ser. Para ello, sin renunciar al análisis, pone el énfasis en sintetizar, que quiere decir; volver a unir todas las “partes”, los fragmentos de nosotros mismos que hemos ido dejando a través de las edades.  De este modo, podemos alcanzar una nueva conciencia, que permita el renacer de un yo más armonioso y libre.

Consiste en un regreso al pasado con fines curativos, para poder llegar a un presente en libertad. Pero, atención, no es para cualquiera. Como decía el jesuita Antony de Mello, “sólo unos pocos que vienen en busca de ayuda, quieren cambiar de verdad, la mayor parte de las personas sólo buscan alivio.”

Este proceso de autoconocimiento, persigue en primer lugar, sanear la personalidad o ego, antes de cualquier otra meta por muy transcendente que sea. Sólo en la medida, en que nos vayamos liberando de bloqueos energéticos y emocionales, así como de distorsiones a cerca de nosotros mismos y de la realidad, podremos aspirar a la autorrealización y con ella, una vida más integra, más libre y más feliz.

En nuestro transitar por el mundo, hemos sufrido diferentes tipos de dolor, es por ello, que toda persona ha de ser reparada y fortalecida, para que aquello que somos realmente, tenga la oportunidad de ser. Cualquier terapia o camino de crecimiento ha de comenzar en la persona, de lo contrario jamás viviremos de verdad.

Los enemigos no son pocos; las creencias, los hábitos, las actitudes, la soledad, la agitación, la tristeza, las dependencias, la enfermedad… pueden ir debilitándonos, pero dentro de nosotros esta la llave para una vida más plena y consciente.

 

¿CÓMO PUEDO SER DUEÑO DE MI VIDA?

Si bien es cierto que la palabra hipnosis es depositaria de conceptos e ideas de lo más variado y a menudo errático. No es menos cierto que, su poder terapéutico y transformador tiene una especial importancia en nuestro modo de entender la psicoterapia. Esta técnica terapéutica es la hipnosis regresiva, y resulta una potente herramienta al aglutinar en sí misma, las siguientes ventajas:

  • Proporcionar un estado de relajación y descanso, de por si útil y beneficioso.
  • Incentivar el uso de la imaginación creadora como recurso de transformación.
  • Conciencia amplificada a través de la disociación, la focalización y la bilocación.
  • Emergencia de imágenes y recuerdos reprimidos de gran intensidad emocional.
  • Puerta de inestimable valor como acceso al inconsciente y memorias olvidadas.
  • Toma de conciencia de la naturaleza traumática del conflicto actual.
  • Proporciona un mayor autoconocimiento biográfico.
  • Sanación del Niño Interior, desde la expresión y la comprensión.
  • Facultad de “viajar” a la infancia, revivir para re-decidir la vida.
  • Vía para la liberación de conflictos profundos no resueltos por otras terapias.
  • Notable aceleración del proceso terapéutico.
  • Posibilita el encuentro íntimo y sanador con el Yo real.

Dentro de nuestro modelo de Psicosintesis, manejamos dos herramientas sumamente beneficiosas para generar cambios e ir liberándose internamente de los hábitos y programaciones indeseables:

  •  HIPNOSIS CLÍNICA REGRESIVA: Muchos de nuestros conflictos actuales son reproducciones de viejos conflictos anteriormente vividos. Es la infancia, la vida intrauterina y el nacimiento, momentos de especial transcendencia porque colorean y matizan el desarrollo de la experiencia vital de las personas en general.
  • TERAPIA DE VIDAS PASADAS: No es necesario creer en la reencarnación, se trata de ahondar en el inconsciente personal en busca de esa configuración de imágenes que destapen y expliquen aquellos acontecimientos “traumáticos”, que han configurado la sombra personal y son propios o característicos de la persona incluso antes, de ser constituida como tal.

 

PARA MUESTRA UN BOTÓN: Sesión de trabajo “El hijo no deseado”

 

Pedro es un paciente de 45 años acude a terapia de hipnosis porque no se siente bien. Se encuentra solo y deprimido, se refugia demasiado dentro de sí mismo y le cuesta relacionarse. Es muy sensible y a menudo su bálsamo son las lecturas espirituales de autores de la “nueva era”.

A pesar de que a veces, se apunta a alguna actividad y procura conocer gente. Este hombre no acaba de conseguir una relación sentimental de relativa estabilidad. Generalmente se deja llevar por los demás y especialmente por las mujeres. En estos momentos, está intentando iniciar una nueva relación, y siente un gran bloqueo como si algo se lo impidiese. Esta desconcertado. Su autoestima es baja. Y es la primera vez que asiste a una terapia regresiva.

Después de los primeros encuentros terapéuticos, consigue superar la ansiedad inicial. Poco a poco, va abriéndose a la experiencia relajante y regresiva, confiando en su proceso. Una sesión en particular, dejó un fuerte impacto en él, y como consecuencia de ella, experimentó cambios importantes dando lugar a otras fructíferas sesiones. Decidió comenzar a valorarse más, al comprender muchas actitudes personales, que habían sido muy frustrantes para él.

 

En su caso podemos ver la gran influencia que puede dejar en el psiquismo, el hecho de haber sido un hijo no deseado, como una impronta de tendencias autodestructivas. Él pudo corroborar ciertos contenidos de la sesión gracias al diálogo con sus parientes vivos, y verificar que su madre había estado profundamente deprimida cuando se quedó embarazada.

 

T: Visualiza un camino…

P: (comienza a incomodarse en el diván y hacer muecas) “El camino es siempre el mismo, no puedo avanzar”, siento mucha angustia.

 

T: (Le hago regresar al pasado) Ve a un momento de tu vida donde hayas experimentado lo mismo.

P: Soy un niño… tengo unos tres años… estoy en mi casa y estoy pintando las paredes… estoy muy triste… angustiado.

 

T: ¿Por qué estas triste? ¿Qué es lo que estás pintando?

P: (llorando) Mi mamá no me quiere! Mi mamá no me quiere! Estoy pintando en las paredes: Mi mamá no me quiere! (Esto sucedió en la realidad)

 

T: ¿Por qué no te quiere tu mama?

P: No lo sé, en realidad creo que nunca me quiso.

 

T: Vuelve al momento donde ocurrió eso tan importante.

P: (Se retuerce en la camilla) Otro hijo no! Otro hijo no… (llorando)

 

T: ¿Qué está pasando?

P: Estoy en el vientre de mi madre. Mis padres están diciendo que no quieren tener otro hijo, que no tienen dinero para mantenerlo! Pero yo estoy aquí!!!Yo existo! (entra en una gran angustia, se involucra totalmente en ella).

 

T: Ahora puedes hablarle… intenta comunicarte con tu madre. Coméntale que estás aquí, dile lo que sientas, exprésate.

P: Mamá… quiéreme, no te voy a defraudar…Te ayudaré mucho cuando crezca.

 

T: Eso es, háblale. No te dejes nada dentro.

P: Mama! Mamá! Mi madre me escucha… me siente… creo que se va animando. Pero no mucho… piensa que soy una niña… Pero, no soy una niña! Mamá por favor, ayúdame, ayúdame yo os he elegido a los dos, por favor, no me dejes ahora, no me abandones. Yo te quiero.

 

T: Muy bien. Estas hablándole, ¿Cómo se lo toma?

P: Si, (sonríe) mejor, esta acariciando el vientre, me dice que me va ayudar. Estoy más tranquilo (sonríe) Todo está bien… puedo sentir su cariño.

(Sigue la sesión, reestructurando su estado de ánimo, y liberándose de una importante carga emocional, que ha limitado el desarrollo de su identidad)
Elastic Tits

Namaste: El agradecimiento en la vida.

El agradecimiento es una de las palabras o técnicas mágicas en nuestra vida , que desde pequeños se nos enseña a utilizar, para agradecer a aquellas personas que han realizado algo por nosotros, sin embargo, no utilizamos dicha técnica en un compendio general, sólo desde un punto un tanto egoísta, cuando nosotros nos sentimos satisfechos.

 

En el transcurso de cada día de nuestras vidas se nos presentan infinidad de ocasiones para ser agradecidos, para equilibrar nuestro dar y recibir, una manera gentil de apreciar a nuestros acompañantes y todo aquello que nos rodea, que nos sucede y que nos aporta en nuestras vidas.

En India el “Namaste” se usa como un saludo de encuentro o despedida, generalmente tomado como una expresión de buenos deseos. Va acompañado de un gesto llevando las palmas abiertas juntas: normalmente ante el pecho, debajo de la barbilla, debajo de la nariz, o sobre la cabeza. Y uno de sus tantos significados es: “Yo honro al Buda que hay en ti y que también está en mí, somos uno.”

Cada vez que nos sentimos agradecidos se genera una energía en nuestro interior que nos permite el disfrutar de todo lo que se nos viene, inclusive de aquello que no nos gusta, haciendo que se diluya como la mantequilla en el calor. El agradecer es decir si, es aceptar lo que hay, es vivir el presente, es tomar el instante tal y como es.

La actitud de agradecimiento en la vida, es un acto consciente de reconocimiento de nuestra vida, de nuestro destino, de nuestro Karma. Es una actitud que nos permitirá contemplar nuestras circunstancias y dolencias como parte de nuestro camino. El no agradecer, es como el no reconocer, no admitir, el inconformismo sin búsqueda del crecimiento. Solo tenemos que agradecer aquello que tenemos, la vida, la oportunidad de respirar día a día, la familia de la que venimos y la que creamos.

Agradeciendo uno siempre gana, en la ingratitud uno siempre pierde, física y moralmente. Los tiempos que ahora vivimos no son ni mejor ni peor que otros son los que ahora suceden y lo más importante de ellos es que podemos vivirlos, puesto que no habría alegría sin tristeza.

Tenemos la oportunidad de mejorar nuestra vida con una actitud “namaste”, agradeciendo ser quien somos y el papel que nos toca desempeñar en nuestras vidas. La actitud de agradecimiento día tras día por seguir viviendo la materia, por seguir disfrutando de la misma y de todo lo que nos brinda la naturaleza.

Nuestro destino sabe que es lo mejor para nuestras almas, la mente es la que nos engaña con el sufrimiento, con el rencor, con el odio y la venganza. Ninguna de estas actitudes nos va a liberar ni disminuirá nuestra aflicción, en la mayoría de las circunstancias, como participes de ellas que somos, tenemos una parte de responsabilidad, así que es bueno y razonable el mantener una actitud de agradecimiento y no de víctima o de culpabilidad, pues como el refrán dice: “dos no discuten si uno no quiere”. Sin embargo, no agradecemos el tener con quien discutir.

La indeferencia es una actitud de desprecio, una ingratitud y no permite el ser agradecido ni siquiera con nosotros mismos. Una actitud adulta no es indiferente, es agradecida y reconoce lo que corresponde, seamos acordes con nuestras actitudes frente a la vida, frente al destino, frente nuestro pasado, presente y futuro.
Elastic Tits

Los guías

¿Qué es un guía? Una persona que… ¿Una persona? ¡Si una persona!
¿Qué quiere decir esto?

Pensemos por un momento en algunas de las cosas que esperamos de las personas: que tengan capacidad de escuchar y de entender; de sentir, de empatizar. De compartir, dar, recibir. Transmitir y comunicar. Que tengan capacidad de quererse y de querer, de hacer cosas y  de participar. En general solemos esperar cosas positivas… Es decir: “Que sea buena persona”.

Las palabras “buena” y “persona” juntas nos suenan bien, es como si lo que nos gusta de las personas, lo que esperamos encontrar en ellas y lo que consideramos “bueno” fuesen de la mano, se reforzasen mutuamente. En cambio, la palabra “mala” no solemos utilizarla para acompañar a persona, preferimos decir, es que fulanito, o menganita es tal o cual cosa…

La palabra persona, la utilizamos para referirnos a los seres humanos. Y sólo de los seres humanos decimos que son personas. (Si buscamos en un diccionario: La persona es definida como un ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. El ejemplo obvio –y para algunos, el único– de persona es el individuo humano. Viene del latín: persōna y éste del griego: prósōpon )

Pero lo cierto es que todas las cosas positivas que hemos enumerado de las personas, no son patrimonio exclusivo de los humanos.

Llegados a este punto estamos considerando que un guía es una persona, y serbuena persona es una cualidad, que no es patrimonio exclusivo de los humanos.

 

Un guía es una persona que:

Acompaña: quiere caminar contigo.

Conoce el camino: ¿Puedes imaginar un guía en la selva que no conozca la ruta, el clima, los recursos para la supervivencia en esa zona como la palma de su mano?

Los guías están con las personas porque las quieren y creen en ellas, a veces más de lo que las personas creen en sí mismas, están con ellas por vocación.

Te conoce bien, conoce al caminante: Sabe de tus actitudes y tus dificultades.

Te comprende, quiere tu felicidad, lo mejor para ti: Es un amigo.

Sabe cómo encontrarte, cómo llegar hasta ti.

Sabe escucharte, y hacer que te sientas escuchado.

Sabe orientarte, pero lo que desea es que aprendas a oír tu propia voz: la voz de tu corazón.

Pone todo su saber, todos sus recursos a tu disposición para que vivas tu camino.

No te juzga, ni se va, seas la clase de persona que creas que seas. Ve lo mejor de ti, e intenta que lo recuerdes.

Disfrutará contigo de tu alegría, de tu felicidad.

Sentirá tu tristeza y tu pena en su corazón, sobre todo cuando pienses que no haces nada bien, que no vales nada, o que nadie puede quererte.

Es honesto contigo, no da por bueno lo que no está bien hecho, y tampoco te recrimina en los errores.

 

Las cualidades que a veces les pedimos pero que no nos sientan bien:

No es tu siervo, ni una deidad a la que venerar, es tu igual, sólo que en su proceso evolutivo está capacitado para guiarte. Sería absurdo que si tú en la escuela de la vida, vas en Primaria adorases a un estudiante de la Eso, o que le pidieses que te hiciese los deberes.

No está para predecirte el futuro, ni decirte cómo son las cosas, o las personas sin que te molestes en conocerlas por ti mismo.

No vive para ti, tiene su propia vida, sus propias necesidades, sentimientos y proyectos, aunque  tú eres una persona importante en todo esto, su hermano.

Esto es quizás lo más relevante de todo: los guías están con las personas porque desean hacerlo, no es un castigo, ni un trabajo, sea cual sea la persona a la que acompañen. Los guías están con las personas porque las quieren y creen en ellas, a veces más de lo que las personas creen en sí mismas, están con ellas por vocación. Y esto es algo a lo que se comprometen hasta el final. El final es cuando ya no necesitamos que nos acompañen en el camino, por la razón que sea. Entonces no los perdemos, como no perdemos a un buen amigo. No tendría sentido que si vamos a la universidad nos acompañe el profe del cole, esa etapa ya pasó. Tenemos el guía adecuado para cada momento.

 

Los tipos de guías

El primero y el más importante: es tu guía interior, tu maestro interior, o tu niño interior. Es la puerta a tu corazón, a tu divinidad y al amor incondicional del universo.

El segundo: Todos los que tu sientas, es decir, no tiene por qué tener una apariencia concreta. Lo importante es lo que tú sientes en su compañía. ¿Te sirve para ser mejor persona, para crecer, para compartir, para ser más feliz, para tener más ideas positivas, para ser tu mismo, para realizar aquello que sueñas?

 

¿Cuántos guías?

Habitualmente las personas suelen tener dos, y pasan con ellos toda la vida. A veces, coincidiendo con etapas de cambios importantes en la personas, los guías se renuevan, los percibimos diferentes. Otras veces, según cómo percibamos las cosas, de esto podemos darnos cuenta o no. Ya que podemos tener un guía nuevo, pero que utiliza una apariencia anterior con la que nos sentimos a gusto. Lo que no cambia es el sentimiento de familiaridad, de confianza, de amor, compañerismo y libertad que sentimos a su lado.

Todas las personas tienen guías, independientemente de que nos demos cuenta: Nadie es tan rico que le sobre un buen amigo, ni tan pobre que no pueda tener uno.

 

¿Cómo los vemos?

Cuando nos sintamos cómodos y seguros. Sería difícil sentir confianza con una imagen/forma que no nos brinde tranquilidad, eso no facilitaría la comunicación, que es de lo que se trata.

Muchas personas los ven como:

  • Niños o niñas de distintas edades
  • Familiares o amigos que ya han fallecido pero que afectivamente fueron especiales en su vida.
  • Figuras de luz, o como el amigo invisible que tenían en la infancia. Como estrellas, puntos de colores, ángeles, etc.
  • Algunas personas tienen cómo guías a seres vinculados con la naturaleza (duendes, hadas).
  • Energías de la naturaleza, como el espíritu de un bosque, un riachuelo, un animal, o un árbol.
  • Otras ven a su familia de luz.
  • Hay mucha variedad, tanta como personas, esto permite que la percepción de los guías se adapte a distintas formas de pensar, culturas y épocas.

 

¿Cómo los sentimos?

Va a depender de aquella manera que nos resulte familiar, que nos haga sentir paz y tranquilidad.

Hay personas que los ven con una forma física clara, otros los ven por el rabillo del ojo, o en los momentos de quedarse dormidas.

Otras no necesitan forma física pero ven su energía. Hay quienes los oyen en su cuerpo, en su corazón, o en su mente, y quienes no oyen nada.Otras sienten su mano en pequeñas circunstancias del día a día, son como guiños.

Algunas personas sienten su contacto en el pecho, como calidez, compañía o confirmación. Otras los sienten por su piel: en los brazos, piernas, cabeza, como hormigueo, calor, presión, acompañadas de esa sensación familiar, de cercanía y calidez.

 

En cuanto a la manera de relacionarse con ellos conscientemente va desde las personas que lo hacen ocasionalmente , los que lo hacen con frecuencia, hasta los que conviven con ellos como un miembro más de la familia.

La  forma de demostrar las emociones, también va a depender de aquello con lo que nos sintamos cómodos, no harán nada que nos altere, pero en general son afectivos, cariñosos, les gusta  demostrarlo a través de sus palabras, sus gestos, las sensaciones que transmiten, y suelen  tener un gran sentido del humor, y una visión de la vida desenfadada y llena de optimismo, del que intentan contagiarnos si andamos un poco escasos.

Todas las personas tienen guías, y todos los guías se comunican con nosotros, encuentran la forma de hacernos llegar aquello que está en su mano y pueda irnos bien, y esto independientemente de que nos demos cuenta: Nadie es tan rico que le sobre un buen amigo, ni tan pobre que no pueda tener uno.

Todas estas posibilidades son reales, unas pueden parecernos más próximas a nuestra forma de entender el mundo que otras, pero en cualquier caso conviene recordar lo que decíamos al principio. Todos estos seres, son personas porque tienen las cualidades y calidades para ello, y también son guías, porque ese es el camino que han escogido a nuestro lado

 

¿Cómo los identificamos?

Es un vínculo de amor entre dos personas. Sientes amor y paz en su compañía, es como estar en casa. ¿Cómo puedes estar seguro de esto?

¿Cómo puedes estar seguro de que quieres a tus hijos, a tu compañero o compañera, a tu hermana, a tu mamá o tu papá, a tu amiga? ¿Cómo estás seguro de que tus hijos te quieren, o tus padres, o tu perro? ¿Necesitas tocarlos en todo momento, verlos delante de tus narices para sentir que los amas, o que te aman? ¿Puedes medirlo, cuantificarlo, extraerlo de algún lugar para demostrarlo?

Sencillamente, lo sientes, lo vives en tu corazón. Y al igual que te ocurre con las otras personas de tu vida, es la convivencia, el día a día, el compartir lo que hace que el amor crezca, se desarrolle, se transforme. Compartiendo, amando.
Elastic Tits