Entradas

El mundo desde mi salón

Una de las estancias más importantes de la casa es el salón. Suele ser dónde más tiempo pasamos en el hogar (después del dormitorio en las horas de sueño). Además suele ser también donde interactuamos con las personas que llegan a nuestra casa y por tanto es uno de los lugares que más habla de nosotros y muestra como somos, de manera voluntaria o involuntaria. Dependiendo de cómo esté orientado puede ser un lugar confortable y acogedor o un punto que baje nuestra energía. Aquí van unas cuantas ideas que pueden ayudarte a hacer de él, el lugar acogedor que todos queremos encontrar al llegar a casa:

Prioridad a muebles con remates redondeados que nos infunden seguridad. Permiten  una mayor movilidad y confort. Este es un punto importante si tienes o quieres tener niños; además la mejor forma de que los muebles pasen la prueba es si respondes afirmativamente a la pregunta ¿si tuviera un niño compraría o mantendría este mueble, silla, sofá……?

Podemos tener mesas cuadradas si nos gustan, pero tendrán que estar situadas en zonas de fácil acceso y sin peligro para tropezar con las esquinas, evitando que nadie esté enfrentado a una de ellas. Aún así, una mesa redonda  de comedor dispondrá más a los comensales a entablar una buena conversación y armonía.

Para tener una sensación más cálida podemos jugar con las luces, creando varios espacios con luces no directas. Si podemos incluir alguna graduable, nos permitirá modificar en función de lo que se requiera en un momento dado.

Un salón muy saturado de objetos nos habla de una vida saturada, donde pocas cosas tienen cabida. Si te sientes un poco aprisionado revisa lo que tienes en tu vida. Ya conoces la máxima “todo en equilibrio”, un exceso de libros, de figuritas, de vajilla, de fotos, cuadros… por mucho que nos guste nos desequilibra el flujo de la energía, el equilibrio entre lo que llega y se va. Pregúntate si te aferras a algo y si es el momento de soltar… quizá con un pequeño esfuerzo aquello que necesitas aparece.

Si es salón – comedor sería beneficioso, una cierta delimitación de las dos zonas, bien con algún mueble, planta, biombo…. Así será más fácil centrarnos en la actividad correspondiente.

Define cuál es tu estilo y lo que quieres mostrar al mundo (lo sepas o no ya lo estás expresando). ¿Quieres algo divertido, algo formal? ¿Qué mensaje quieres mandar? ¿“Soy natural, comprometido, aventurero, ecologista, tradicional, vanguardista….”? ¿Qué quieres que los demás vean de ti? Y viceversa ¿qué les estás mostrando? ¿Te guardas una parte? ¿Te proteges? ¿Lo muestras todo? ¿Con qué personas quieres relacionarte? ¿Tu salón es confortable para ti y tu gente o prefieres que no vengan a casa? Lo bueno es que tú decides lo que quieres.

Atención con el arte, puede llevarte hacia arriba o arrastrarte al suelo sin darte cuenta siquiera. Mucha gente tiene este aprendizaje y es difícil mostrárselo pues las personas se aferran a lo que les atrae. Esa obra que quizá tanto te gusta puede estar mandándote un mensaje negativo cada día que acabe calando en el subconsciente. El mejor arte es el que te muestra tus objetivos y aquello que te gusta de la vida y como diría un maestro, “el buen arte es aquel que consigue elevar tu alma”… Tu interior sabe, pregúntale.

Se puede tener un salón elegante y cómodo. Desde el punto de vista del feng shui priorizamos la comodidad. Si no es así probablemente lo utilizarás poco y estarás poco cuando lo utilices. Esto vale para todo el mobiliario.

Con las fotos, hay personas que no tienen ninguna a la vista y otras que ocurre todo lo contrario. Es bueno que se revisen de vez en cuando. En algunas casas las fotos llevan años en el mismo lugar. Cambiarlas, actualizarlas es positivo. Fotos de ex parejas fuera; demasiadas fotos de nuestros hijos cuando eran pequeños también (aquí y ahora, lo contrario nos mantendría en el pasado y lo que es peor queriendo que ellos estuviesen allí y eso puede ser doloroso cuando ellos quieran volar), fotos de momentos dolorosos fuera…. ya ves la línea. Pon fotos tuyas que te gusten (unas cuantas), eso levantará tu autoestima; de tu pareja, algunas, más o menos recientes, de tu familia…. Crea un lugar para ellas.

Revisa los Cd’s. La música es importante, búscale su espacio y deshazte de lo que ya no está contigo (regálala, llévala a una tienda de segunda mano….) y deja un hueco para la que está en consonancia contigo ahora.

Si quieres ver menos la tele intenta que no esté en el centro de la habitación,  tápala de alguna manera, para que tu atención no se vaya a ella (telas, biombos…). Y si quieres potenciar los libros, manualidades, puzzles, maquetas, juegos…encuéntrales un lugar accesible.

Orienta el sofá de manera que puedas ver la puerta y disponte a disfrutar de una buena velada. ¡Que te lleguen los amigos y las relaciones que te mereces!
Elastic Tits