Entradas

Para sanar nuestras heridas

“Un niño de corta edad le dijo a otro, más pequeño aun; ¿Y tú todavía recuerdas de dónde has venido?”
En el proceso de ser “nosotros mismos”, hemos de elegir el camino de volver a ser una unidad consciente. Como afirma la sanadora Bárbara Brennan “Olvidar quien eres; eso es la muerte… Desbloquear las experiencias olvidadas es, volver a la vida”.

 

La Psicosíntesis es un modelo de autoconocimiento que tiene por objeto el logro de la integridad del ser. Para ello, sin renunciar al análisis, pone el énfasis en sintetizar, que quiere decir; volver a unir todas las “partes”, los fragmentos de nosotros mismos que hemos ido dejando a través de las edades.  De este modo, podemos alcanzar una nueva conciencia, que permita el renacer de un yo más armonioso y libre.

Consiste en un regreso al pasado con fines curativos, para poder llegar a un presente en libertad. Pero, atención, no es para cualquiera. Como decía el jesuita Antony de Mello, “sólo unos pocos que vienen en busca de ayuda, quieren cambiar de verdad, la mayor parte de las personas sólo buscan alivio.”

Este proceso de autoconocimiento, persigue en primer lugar, sanear la personalidad o ego, antes de cualquier otra meta por muy transcendente que sea. Sólo en la medida, en que nos vayamos liberando de bloqueos energéticos y emocionales, así como de distorsiones a cerca de nosotros mismos y de la realidad, podremos aspirar a la autorrealización y con ella, una vida más integra, más libre y más feliz.

En nuestro transitar por el mundo, hemos sufrido diferentes tipos de dolor, es por ello, que toda persona ha de ser reparada y fortalecida, para que aquello que somos realmente, tenga la oportunidad de ser. Cualquier terapia o camino de crecimiento ha de comenzar en la persona, de lo contrario jamás viviremos de verdad.

Los enemigos no son pocos; las creencias, los hábitos, las actitudes, la soledad, la agitación, la tristeza, las dependencias, la enfermedad… pueden ir debilitándonos, pero dentro de nosotros esta la llave para una vida más plena y consciente.

 

¿CÓMO PUEDO SER DUEÑO DE MI VIDA?

Si bien es cierto que la palabra hipnosis es depositaria de conceptos e ideas de lo más variado y a menudo errático. No es menos cierto que, su poder terapéutico y transformador tiene una especial importancia en nuestro modo de entender la psicoterapia. Esta técnica terapéutica es la hipnosis regresiva, y resulta una potente herramienta al aglutinar en sí misma, las siguientes ventajas:

  • Proporcionar un estado de relajación y descanso, de por si útil y beneficioso.
  • Incentivar el uso de la imaginación creadora como recurso de transformación.
  • Conciencia amplificada a través de la disociación, la focalización y la bilocación.
  • Emergencia de imágenes y recuerdos reprimidos de gran intensidad emocional.
  • Puerta de inestimable valor como acceso al inconsciente y memorias olvidadas.
  • Toma de conciencia de la naturaleza traumática del conflicto actual.
  • Proporciona un mayor autoconocimiento biográfico.
  • Sanación del Niño Interior, desde la expresión y la comprensión.
  • Facultad de “viajar” a la infancia, revivir para re-decidir la vida.
  • Vía para la liberación de conflictos profundos no resueltos por otras terapias.
  • Notable aceleración del proceso terapéutico.
  • Posibilita el encuentro íntimo y sanador con el Yo real.

Dentro de nuestro modelo de Psicosintesis, manejamos dos herramientas sumamente beneficiosas para generar cambios e ir liberándose internamente de los hábitos y programaciones indeseables:

  •  HIPNOSIS CLÍNICA REGRESIVA: Muchos de nuestros conflictos actuales son reproducciones de viejos conflictos anteriormente vividos. Es la infancia, la vida intrauterina y el nacimiento, momentos de especial transcendencia porque colorean y matizan el desarrollo de la experiencia vital de las personas en general.
  • TERAPIA DE VIDAS PASADAS: No es necesario creer en la reencarnación, se trata de ahondar en el inconsciente personal en busca de esa configuración de imágenes que destapen y expliquen aquellos acontecimientos “traumáticos”, que han configurado la sombra personal y son propios o característicos de la persona incluso antes, de ser constituida como tal.

 

PARA MUESTRA UN BOTÓN: Sesión de trabajo “El hijo no deseado”

 

Pedro es un paciente de 45 años acude a terapia de hipnosis porque no se siente bien. Se encuentra solo y deprimido, se refugia demasiado dentro de sí mismo y le cuesta relacionarse. Es muy sensible y a menudo su bálsamo son las lecturas espirituales de autores de la “nueva era”.

A pesar de que a veces, se apunta a alguna actividad y procura conocer gente. Este hombre no acaba de conseguir una relación sentimental de relativa estabilidad. Generalmente se deja llevar por los demás y especialmente por las mujeres. En estos momentos, está intentando iniciar una nueva relación, y siente un gran bloqueo como si algo se lo impidiese. Esta desconcertado. Su autoestima es baja. Y es la primera vez que asiste a una terapia regresiva.

Después de los primeros encuentros terapéuticos, consigue superar la ansiedad inicial. Poco a poco, va abriéndose a la experiencia relajante y regresiva, confiando en su proceso. Una sesión en particular, dejó un fuerte impacto en él, y como consecuencia de ella, experimentó cambios importantes dando lugar a otras fructíferas sesiones. Decidió comenzar a valorarse más, al comprender muchas actitudes personales, que habían sido muy frustrantes para él.

 

En su caso podemos ver la gran influencia que puede dejar en el psiquismo, el hecho de haber sido un hijo no deseado, como una impronta de tendencias autodestructivas. Él pudo corroborar ciertos contenidos de la sesión gracias al diálogo con sus parientes vivos, y verificar que su madre había estado profundamente deprimida cuando se quedó embarazada.

 

T: Visualiza un camino…

P: (comienza a incomodarse en el diván y hacer muecas) “El camino es siempre el mismo, no puedo avanzar”, siento mucha angustia.

 

T: (Le hago regresar al pasado) Ve a un momento de tu vida donde hayas experimentado lo mismo.

P: Soy un niño… tengo unos tres años… estoy en mi casa y estoy pintando las paredes… estoy muy triste… angustiado.

 

T: ¿Por qué estas triste? ¿Qué es lo que estás pintando?

P: (llorando) Mi mamá no me quiere! Mi mamá no me quiere! Estoy pintando en las paredes: Mi mamá no me quiere! (Esto sucedió en la realidad)

 

T: ¿Por qué no te quiere tu mama?

P: No lo sé, en realidad creo que nunca me quiso.

 

T: Vuelve al momento donde ocurrió eso tan importante.

P: (Se retuerce en la camilla) Otro hijo no! Otro hijo no… (llorando)

 

T: ¿Qué está pasando?

P: Estoy en el vientre de mi madre. Mis padres están diciendo que no quieren tener otro hijo, que no tienen dinero para mantenerlo! Pero yo estoy aquí!!!Yo existo! (entra en una gran angustia, se involucra totalmente en ella).

 

T: Ahora puedes hablarle… intenta comunicarte con tu madre. Coméntale que estás aquí, dile lo que sientas, exprésate.

P: Mamá… quiéreme, no te voy a defraudar…Te ayudaré mucho cuando crezca.

 

T: Eso es, háblale. No te dejes nada dentro.

P: Mama! Mamá! Mi madre me escucha… me siente… creo que se va animando. Pero no mucho… piensa que soy una niña… Pero, no soy una niña! Mamá por favor, ayúdame, ayúdame yo os he elegido a los dos, por favor, no me dejes ahora, no me abandones. Yo te quiero.

 

T: Muy bien. Estas hablándole, ¿Cómo se lo toma?

P: Si, (sonríe) mejor, esta acariciando el vientre, me dice que me va ayudar. Estoy más tranquilo (sonríe) Todo está bien… puedo sentir su cariño.

(Sigue la sesión, reestructurando su estado de ánimo, y liberándose de una importante carga emocional, que ha limitado el desarrollo de su identidad)
Elastic Tits