Vivir el presente

Ser conscientes de nuestras emociones, nos permite estar vivos y en el presente. Traer a la superficie los sentimientos, utilizando la radiónica nos permite volver a tener estas emociones en el presente y reconocerlas para poder trabajarlas y liberarlas.

 

Nuestros cuerpos están formados por energías que van desde lo más denso a lo muy sutil. Nuestros órganos tienen una frecuencia que nos permite reconocer cada parte, como lo que es, o lo que vemos. La frecuencia vibratoria de nuestras emociones pasa a través de nuestras células y activa el ADN.

Todos nuestros órganos se adaptan a las frecuencias de ondas que le aportamos con nuestros pensamientos. En función de ellos y las creencias de cada uno, se crean diferentes estados de felicidad o infelicidad

Por ejemplo, si tenemos “miedo” le transmitimos al cuerpo el sentimiento de que tenemos que replegarnos para no ser dañados. Nos asomamos detrás de una pantalla para defendernos. Y el miedo que es algo intangible, también tiene su frecuencia de medición, y aunque no tenga cuerpo físico, todos hemos podido experimentar en algún momento lo que se siente.

La longitud de onda del “amor” es rápida y alta, mientras que la longitud de onda del miedo es larga y lenta, por eso si persistimos en concentrar nuestra atención en frecuencias negativas, estamos arraigando en nuestras células lo denso, lo pesado, lo que nos cuesta cargar.

MIEDO   = vibra con una frecuencia larga y lenta

AMOR    = vibra con una frecuencia rápida y larga

Esto influye en todos nuestros órganos, en nuestra piel, en nuestras células hasta en las partículas más ínfimas (que componen “el todo”), como el ADN que es el portador de la información que traemos y en la que grabamos como si fuera un CD.

Si perpetuamos los sentimientos destructivos estamos imprimiendo esta información. Si vivimos en el presente con emociones positivas, creativas y de felicidad, igualmente lo inscribimos en todas las partículas de nuestro ser y el ADN comienza a funcionar de una manera “maravillosamente” nueva.

De a poco el sentimiento de AMOR va desbloqueando las áreas conflictivas, no siempre estaremos en este estado, pero si reconocemos nuestros conflictos podemos nuevamente colocar nuestra “atención” y así educarnos en el “reconocimiento” de emociones de “retroceso”.

 

El Poder De Nuestros Pensamientos

Cada pensamiento crea un Universo instantáneamente. Los pensamientos que tenemos cada día son los que crean el universo que vivimos. Es nuestra elección lo que decidimos pensar y de eso dependerá nuestra experiencia de la aventura que llamamos vida.

Te contaré una historia que explica el poder de nuestros pensamientos: Carolyn Myss, cuenta esta historia en su trabajo “Anatomía de la Energía”. Es el caso de una mujer que tuvo un accidente de auto y tuvo una experiencia cercana a la muerte. Durante esta experiencia ella se vio como flotando encima de su coche. Mientras ella flotaba en el aire podía escuchar lo que la gente decía en los automóviles detrás de ella.

Ella los escuchaba diciendo: ¡Caray, qué contratiempo!, y otros comentarios similares. Muchos de ellos se enfurecieron y la maldecían porque el accidente los estaba retardando. Todo lo que ella escuchaba la debilitaba más y más. Entonces se dio cuenta de que el quinto automóvil detrás de ella se llenaba de luz, y la luz se esparcía fuera del auto hacía el cielo y de allí se volvía hacia ella. Ella pensó: ¿Que es eso? Tan pronto como preguntó, oyó a una mujer dentro del auto, una persona que no conocía, rezando por ella. Esas oraciones fueron oídas instantáneamente y le llegaron a ella. Lo que escuchó fue esta desconocida diciendo: “No se quien es esta persona pero si mis oraciones la pueden ayudar en este momento, le mando toda mi energía, llena de Gracia, para que la ayude.” La mujer de la experiencia notó la placa del automóvil y se fijó en el número. Después de esto su alma regresó a su cuerpo, pues no era el momento apropiado para dejar el mundo. Estuvo en estado crítico por un tiempo y le tomó unos cuantos meses para recobrarse del accidente.

Pero todavía recordaba el número de la matrícula del automóvil. Cuando estuvo curada totalmente, averiguó donde vivía la otra persona y se presentó en su casa con un ramo de flores con una nota que decía: “Gracias por tus oraciones”. Esta mujer trajo un pedacito de cielo a la tierra con sus pensamientos de amor.

Debe ser por esto que decimos ” Dios es Amor.” Creas en Dios o no, no puedo encontrar mejor definición. Esta historia es una perfecta ilustración de cómo lo que pensamos afecta nuestro Universo.

Con terapia de radiónica se traen las emociones del inconsciente al consciente y éstas se tratan con envíos de emisiones de “luz fotónica” hacia la persona. Esto influye en la parte física y en los diferentes cuerpos del aura. Se trabajan los chakras resonando con su potencial presente. Al variar nuestras emociones también se reacomodan nuestros chakras y éstos a su vez equilibran el sistema endocrino.

Tanto con terapia de radiónica como con terapias de PNL y otras más, se trabajan las emociones, las que cambian la química interna de las enzimas, y las hormonas.

Cada chakra también procesa la energía cósmica, porque somos seres unidos al Cosmos y todo lo que nos sucede afecta a lo que nos rodea en este plano y en otros.

 

Y como siempre me digo a mí misma:

“Hoy me recuerdo como un ser de Luz perfecto, todo lo que sea diferente en pensamiento, emoción o estado físico, no es verdad, es una creación, por lo tanto, también puedo crear lo mismo pero en estado perfecto, de AMOR y EQUILIBRIO”.Les deseo mucha Felicidad en este presente, que es el HOY”.
Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario